Torni Segarra

Seleccionar página

* Pero a pesar de los millones de muertos, después de destruir sus edificios, de humillarlos, de robarles la tierra, de tratarlos como animales. Aún no habéis vencido. Porque el que se enloquece por vencer, acaba perdiendo. Mira Hitler y los nazis, que arrasaron Europa. Y llevó a los judíos, a los campos de exterminio para eliminar la raza, pero no pudo.

Pues, los judíos de Israel, tienen las mismas maneras que los nazis y Hitler: quieren exterminar a los palestinos de la manera que puedan. Con el consentimiento de los que mandan en el mundo. Desde hace casi un siglo.

 

* Todos sabemos por igual. La diferencia está, en la posibilidad de ver más que otros. Y poder contarlo.

Aunque la igualdad ante la muerte, las desgracias, los deseos, el miedo, todos somos iguales.

 

* “… hay una inmensidad de otros y es allí donde las cosas se tornan sumamente, Interesante!! ¿No te parece?”

Lo interesante es que se hace con esa inmensidad. Es decir, ¿a qué nos dedicamos nosotros, a la persecución del placer? Ir detrás del placer, genera desorden, confusión, insensibilidad, indiferencia. Y es a eso, a lo que nos hemos de atener. Todo lo demás son distracciones, entretenimientos, etc. O sea, la prosecución del placer, que nos emboba, nos hace ciegos a la realidad de lo que está sucediendo.

 

* “El individuo no es una entidad aislada es empujado por el va y ven de las influencias externas e internas.”

O lo que es lo mismo, todos estamos programados para poder sobrevivir el máximo tiempo posible. Y de esa programación -como lo están también los animales-, es la causante de la división, los conflictos, el desorden, la violencia, las guerras.

 

* Las personas se dan a conocer por los hechos. Y no por promesas, mentiras, falsedades de políticos decadentes, viejos, acabados. Pues todo eso, los hace indiferentes, insensibles, ciegos a los hechos. De la violencia, la guerra, la crueldad in finita.

Por su política absurda, racista, defensor del más rico y poderoso.

Luego, en su desfachatez, se autodenominan demócratas. Cuando son igual de dictadores como todos. Pues sólo defienden a los ladrones, los invasores, a los más brutales y crueles asesinos.