Torni Segarra

Seleccionar página

* ¿Tú por qué no lo haces? O, mejor dicho, ya lo haces.

Pero desafortunadamente, no te das cuenta que también lo haces. No te olvides que todas las mentes -las personas- hacen lo mismo: intentar sobrevivir.

 

* Para aclarártelo. Aclarar vuestra confusión. No de la pandemia, sino de la confusión interna. Es decir, te muestro cómo está operando el ego, el ‘yo’.

 

* No. Opera el ‘yo’ en unos momentos. Pero al instante siguiente el ‘yo’, prosigue como siempre.

 

* Lo que es, la realidad -la energía, todo lo que existe-, siempre ha sido y lo será.

 

* Todo se aclara con la pregunta, ¿a dónde queremos ir a parar? ¿A la guerra, a la paz, a la igualdad? ¿Al orden, la libertad, al amor?

O a la jarana, la mala educación, al fanatismo para que llegue lo mismo de siempre. Los ricos siguiendo siendo ricos; y los pobres, los miserables, siguiendo estando en la basura de una sociedad inmoral, corrupta, cruel.

 

* La sociedad se puede cambiar, según los deseos de un grupo. Ese grupo, partido político, religión, superstición, idealista, etc., ha de saber si beneficia a toda la humanidad.

O sólo a un grupo de privilegiados, que viven en el derroche, la abundancia de todo. Que destruyen lo necesario para sobrevivir: comida, casas, ropa, maquinaria, todo lo necesario para poder vivir.

 

* Si ese poder que denuncias, es tan todopoderoso. ¿Cómo va a consentir que se lo cuestione, denuncie, contraataque contra él, ‘primero con acciones de desobediencia civil, luego con denuncias judiciales tanto en el ámbito nacional como en el internacional’?

Pues, una sociedad cualquiera, de cualquier país, sin el dominio de los jueces que han de impartir justicia, no se puede hacer nada. Por eso, los jueces y los verdaderamente poderosos, van juntos hacia la misma dirección: que nadie altere el estatus quo, el establishment, la manera de vivir que les beneficia sólo a ellos.

 

* “Yo decreto. Salud en mi cuerpo, armonía en mi casa, prosperidad en mi trabajo, inteligencia en mis decisiones y abundancia en mi vida. Hecho está”.

¿Eso es una realidad o una ilusión inventada para autosugestionarte?