Torni Segarra

Seleccionar página

* Es que lo primero que hay que hacer, es decir la verdad. Porque, sin la verdad seguimos en el mismo paradigma del vencedor y el vencido.

Es decir, seguir con la división, el desorden, el conflicto.

 

* –Interlocutor 1: Por favor, cuando compres huevos, procura al menos no llevarte los que vienen con el código que empieza por (3ES). ¿Qué quiere decir esto? Esto quiere decir que el pobre animal que los pone permanece las veinticuatro horas del día encerrado en una jaula muy pequeña y con luz artificial, lugar del que no se puede mover hasta que muere de agotamiento o por enfermedad. De todas formas, en el envase de cartón pone «gallinas criadas en jaula» cosa totalmente antinatural y que va en contra de todos los principios morales.

–Interlocutor 2: Desgraciadamente cada día hay mas

–Toni: Es preciso que haya más.

En el momento que actuamos en función de las ganancias, todo lo demás pierde su valor sagrado que todo tiene. Todo se degrada, los animales domésticos que viven en apartamentos, sin tener libertad para ir y venir, los enjaulados para toda su vida. Todo es el resultado del desorden en que vivimos. El desorden genera confusión, que es donde vivimos.

Por eso, es preciso una revolución psicológica. En que todo lo viejo y repetitivo, dé paso a lo nuevo.

 

* “¿Que todo se transforma? Mentira, mentira. El mapa de la estructura del alma nunca cambia, nunca se transforma, es eterno, y por malicia nos lo ocultan”.

 

* “¿Y dónde consigo el mapa el auténtico del alma?»
En la naturaleza. Donde la ley del más fuerte impera desde siempre. Cuando la vida se fundó, formó.

 

* Los asesinatos por sus padres de las niñas por no nacer varones, en India. Tiene un motivo económico, pues las mujeres para que se casen han de tener una dote. Cuando nacen en algunos sitios las entierran bajo tierra vivas.

Los ricos de Europa, América, etc., abortan, que no es otra cosa que matar a un ser humano que se está formando dentro de la madre. Lo digo, porque cada vez que queremos distinguirnos de los que creemos que son más crueles. Resulta que seguimos siendo igual de crueles que todos, aunque más disimulado, aséptico, escondido, legalizado.

Respecto de ‘que ya hemos hablado en varias ocasiones donde tu piensas que los problemas se arreglan por el arte de birlibirloque’.

Los problemas nunca se van a resolver. Porque la programación, no se puede cambiar, ya que somos depredadores -el pez grande se come al pequeño-.

La diferencia está en que aceptamos que los animales se coman entre ellos. Pero no aceptamos que las personas también se comen entre ellos.