Torni Segarra

Seleccionar página

* Todos son huidas de la realidad. “El ‘yo’ y el ‘no ‘yo'”. El mal y el bien. Lo macro y lo micro. Sabemos que todo es falso, no sirve. Pero nos gusta, necesitamos vivir así.

Es como algo tan sencillo como el comer, alimentarse. Pero, lo hemos complicado todo con los chefs y sus complicados platos y viandas.

* “Yo hablo principalmente para aprender, al menos a mí me funciona, pero ya no intento cambiar nada a través de ideas, sino a través de lo que llaman ‘realidad material’”.

 Lo que cambia son las armas, los lugares donde vivimos

Es así. Hace doscientos mil años, actuábamos igual como lo hacemos ahora. Cuando encontrábamos una gran higuera. Nos instalábamos cerca de ella. Para comer, tener sombra, cobijo.

Y cuando alguien llegaba, le decíamos, esto es mío. Y la mujer que está conmigo también. Llevando en las manos un bastón.

Lo que cambia son las armas, los lugares donde vivimos, la vestimenta.

* ¿La mente no es ingobernable? Entonces el deseo no se puede tampoco gobernar. Por lo que se tiene que pactar. Para que llegue la paz interna.

* “Buenos días una pregunta, ¿por qué cuando tienes más comunicación con lo espiritual te sientes como si ya no encajaras con las personas? ¿Y te comenzarán a tratar feo como si uno no fuera de su misma especie? Y uno se empieza a sentir como si no fuera de este planeta”.

Eso es porque cuando descubres la plenitud, menos necesitas a los demás. Y los demás al verte libre, se asustan. La liberta que es amor, a todos no les gusta. Les da miedo. Prefieren vivir burguesamente.

* “Entonces, ¿la angustia, la ansiedad, la agitación no son atendibles…? ¿La no paz no es atendible?”.

Si hay que atender a la angustia, a la ansiedad, la agitación. Y si las atendemos de verdad, ellas no serán una molestia.

Y si no hay molestia, hay paz, compasión, amor.