Torni Segarra

Seleccionar página

* “Es un ejemplo de cómo el contexto influye increíblemente en la consciencia humana, y sólo después de eso, la nueva conciencia del nuevo contexto, influye en lo externo”.

Pero eso es estar rodando dentro de un círculo cerrado. El verdadero problema eres tú, soy yo, es el vecino, la persona que pasa por la calle y no conocemos.

Así que, cada cual ha de indagar, descubrir lo que él quiere que hagan los demás. De manera que, tú sin hablar o hablando, vas enseñando cómo se tiene que vivir.

* “Yo experimento los efectos de cómo te veo!”.

Y, ¿qué haces con eso?

Por otra parte, no nos podemos fiar de la mente. Pues la mente es ingobernable.

Si ves una mujer que te excita sexualmente. Ella puede que huya de ti.

Y si a una la rechazas, ella pude que quiera estar contigo.

* Podríamos decir que cada uno que va a oír o a leer a otro, es porque hay algo que le interesa.

Una conferencia es como un espectáculo. Donde las personas se ven, hablan, se miran, se socializan. Por tanto, lo importante no es comprender lo que dice el conferenciante. Lo importante es pasárselo bien.

Y los que sí que entienden lo que se dice, también se lo pasan bien.

* “Uno de los términos más abusados ​​en el espectáculo de circo conocido como espiritualidad y religión es el término “Ashram”. Ashram ha llegado a significar, un lugar, un sitio, un monasterio, una ermita para un retiro, ya sea corporativo o en las cimas de las montañas … donde se enseñan, practican, proponen cosas, con un objetivo final como objetivo. Un lugar … comercializado como un concierto espiritual / religioso para una limpieza profunda”.

Todo es un folclore, esnobs.

Cierta vez un cura me dijo que, ¿por qué no iba a misa los domingos? Le contesté: ¿Por qué crees que es más sagrado el templo, la iglesia, que cualquier lugar, en el campo rodeado de naranjos?

Rodeado de pájaros, de perros asalvajados en la orilla de un río. O en cualquier lugar, sea el que sea.