Torni Segarra

Seleccionar página

* ¿Tú te crees que todo lo que hizo JK, lo pudo hacer sin que el ego en él no operara?

Podría estar un rato largo hablando del ego de JK, pero no lo haré. Ya que no hace falta.

Pues es un ser humano que sufre, que desea, que tiene miedo, que necesita sexo, que clama para conseguir lo que quiere, que se equivocaba, se contradecía.

Repito, como todo ser humano.

 

* Cualquier drogadicto, o que tome alcohol, en él no opera el ‘yo’. No sabe ni del bien ni del mal.

El problema está, que después de horas sin que el ‘yo’ opere. Vuelve a operar.

Creo que el problema es que vosotros adoráis, sois idólatras como los que adoran a Jesucristo, etc. Y así, mientras no muráis a JK, y todo lo de él, no podréis discutir objetivamente, lógicamente, racionalmente.

Ya que, los seguidores destruyen al que siguen. Y el seguido, destruye a los seguidores.

 

* Todo eso eran alucinaciones mentales. Por su programación, como lo están los hindúes.

Pues eso mismo, puede hacerlo cualquiera, que insista en querer verlo.

No saben que la mente puede hacer ver que uno vuela -ellos dicen viajes astrales, fuera de su cuerpo-.

¿Y para qué? Simplemente porque son esclavos de lo esotérico. Son borrachos de las ideas, teorías, etc.

Todo lo que la mente desee, se puede conseguir. Pero, si esa mente está en desorden -deseos esotéricos, mágicos, de gurús, de maestros, charlatanes-, todo lo que diga será el mismo resultado: desorden, amargura, miserias humanas.

 

* ¿Para qué queremos tanta energía, sino podemos desprogramarnos?

La sencillez, lo cotidiano, la no agresividad, la no crueldad, la no violencia, ahí es donde es posible la llegada del amor, de la compasión.

 

* «La diferencia es que nosotros no tenemos como «misión» por decirlo de algún modo convertirnos en Budas o Krishnamurti. Sino simplemente estar atentos a esto que somos».

Pues eso tendría que haber hecho JK. ¿Por qué no lo hizo? Porque una cuadrilla de fanáticos, le comieron el coco para que fuera lo que ellos querían que fuera: el nuevo mesías.
Y él se lo creyó y aceptó. No su padre -un teósofo-.
Padre que denunció que JK era su hijo, por lo que él se oponía que atraparan a su joven e inexperto hijo. Aunque no le reconocieron la autoridad del padre sobre el hijo. Y por eso, se rompió para siempre la relación entre el padre y su hijo.