Torni Segarra

Seleccionar página

* Si soy yo. Tú también lo serás.

 

* ¿Pero no nos damos cuenta que la víctima y el verdugo son precisos para que el mundo, la naturaleza, la vida pueda proseguir?

Si los depredadores no vencieran, la víctima que también son depredadores, verdugos, se morirían de hambre. En la vida todos somos víctimas y verdugos.

 

* “Quizás sea cuestión de perspectivas. Pero lo que para ti es dolor para otro puede no serlo”.

¿Hay en la tierra alguien que no sufra ni tenga dolor?

No, porque todos somos iguales. Porque el observador es lo mismo que el observado.

Si yo te observo a ti que vas por la calle, tú y yo pasamos por lo mismo. ¿Lo ves? Porque, todos estamos programados con la misma programación. Sobrevivir como sea.

 

* ¿Tú hablas y te refieres a la vida del cuerpo?”.

¿Hay otra vida además del cuerpo? ¿No somos como los animales, pero más desarrollados?

 

* ¿No es el cuerpo y sus necesidades, lo que nos divide de los demás?

Es decir, de mi dolor hago un problema, una urgencia.

Por lo que, me enfrento a todo lo que obstaculiza salir de ese dolor. Es como si todos quisieran salir de un estadio de fútbol a la vez. Y ahí está el desorden, la división, el caos.

 

* El reto es comprender, ver, que estamos programados para vivir como lo hacemos.

Eso quiere decir comprender cómo funciona la naturaleza, la vida; cómo funciona el pensamiento, el ‘yo’.

 

* No puedes comparar la vida como si fuera una película. La vida es la carne, el cuerpo, la película es una alucinación.

Te gusta huir de la realidad. Y eso te hace superficial. Aunque tú y los que piensan como tú, os creéis que llevando la contraria ya sois importantes.

Pero no, sois esnobs, intelectuales de las palabras, del blablablá.

Aunque a mí, no me importa; te contesto como a todos poniendo toda mi energía en ello.

 

* «Las preguntas siempre las hace el ego».

¿Todas? Si te preguntan, ¿cómo te llamas, vives en esta calle? Qué pinta aquí el ego; si eso es una necesidad de información.