Torni Segarra

Seleccionar página

* “El Humano o lo poco que quedaba de humano va camino hacia el In-Humano, pisoteando y destruyendo incluso los sentimientos más nobles en nombre del dinero (muy al margen de lo utilitario)”.

Los humanos siempre han sido igual que ahora lo somos. Pues su mandato de la naturaleza, del universo, es sobrevivir. Y por eso, han de ser competitivos crueles, asesinos. Si no, ¿cómo comeríamos? Y no podemos vivir sin comer.

Y ese paradigma llega al ámbito psicológico. De manera que, es preciso que se desencadenen los conflictos, las guerras.

* La meditación no es solo tener experiencias extraordinarias, estrambóticas. La meditación es tener la posibilidad de tener la unidad interna, la paz. De manera que el ego, el ‘yo’, no opere.

* Si tú te conocieras de verdad. No confiarías al cien por cien con nadie. Porque, somos quiero, pero no puedo.

Queremos ser buenos, queremos descartar el ego. Queremos ser limpios, pero eso para nosotros no es posible.

* Idolatría y sabiduría, ¿pueden ir juntas?

* “…yo no quiero ser bueno, ni descartar el ego, ni quiero ser limpio”.

Ni tan siquiera eso es verdad. Y es que no comprendes que eres igual a todos: al asesino, al monje, al banquero, al pobre, al campesino, al burócrata, etc.

Eres, somos, igual que toda la humanidad.

* Ni tan siquiera eso es verdad. Y es que no comprendes que eres igual a todos: al asesino, al monje, al banquero, al pobre, al campesino, al burócrata, etc.

Eres, somos, igual que toda la humanidad.

* Los problemas psicológicos, para resolverlos hay que comprenderlos. Y para comprenderlos, el tiempo psicológico es un impedimento.

La comprensión ha de ser en el presente, en el ahora. Como si fuera un trueno y su rayo. Aunque llega caprichosamente.

Y cuando llegue, será en el presente, en el ahora. Llegue cuando llegue.