Torni Segarra

Seleccionar página

* La vida es así: cuando estoy arriba, es cuando puedo bajar, caer. Y volver a empezar.

Físicamente está muy claro, si me lesiono las piernas, he de parar para reponerme.

 

* ¿Eso cómo es que sólo dejan leer un único comentario? En tantos que hay para leer.

Parece que tienen miedo a la libertad.

Pero la libertad, es amor.

 

* –Interlocutor: “Quien alguna vez cree que ‘yo soy todos los que viven que vuelven de nuevo’. El resto está muerto”.

–Toni: ¿Tú cómo lo sabes?

–Interlocutor: Ella inspiró de nuevo.

–Toni: La inspiración que tú ves, puede ser una alucinación, o un ramo de locura.

 

* “No mereces la felicidad”.

¿Por qué? Todos merecemos la felicidad -la paz, el orden, el fin de la locura de la confusión-.

 

* Si eres capaz de comprender que, el observador es lo observado.

Verás que todos somos la misma humanidad.

 

* «Si no hay conciencia ni sentimiento de culpa, no hay pecado».

Luego, ¿para qué juzgar?

Señor perdónalos, porque no saben lo que hacen.

 

* «No hay más allá ni más acá de las formas».

Sólo existe la consciencia, que no depende de nosotros. Ella vino en nosotros -en cada uno de la humanidad- y se irá sin saber cuándo será.

Sólo tenemos el presente -y la nada-.

 

* No hay escapatoria: el observador es lo observado.

Unos y otros somos iguales; tenemos las mismas pulsiones, necesidades, deseos.

Todo ello para poder sobrevivir. Como en la selva.