Torni Segarra

Seleccionar página

* El trabajo está en la lucha interna, que tenemos dentro de nosotros. Pues, esa lucha va a salir al exterior y afectar todo lo que hagamos. Si estamos confusos, en desorden, lo que se generará será más de lo mismo.

Por eso, primero hemos de comprender cómo somos, qué es lo que hacemos ante un reto cualquiera.

 

* El culpable siempre es el demonio. Porque nunca se queja. O no lo dejamos que se queje -ya que podemos con él, pues no existe-.

 

* “Una preguntica: quién es el que siente, piensa, actúa, observa; etc..”.

Es el ‘yo’ el que siente, piensa, actúa, observa; etc.

Ahora la pregunta es: ¿Por qué se ha creado el ‘yo’? Por una enfermedad mental universal. Es como si cada uno, inventara a otra persona dentro de sí.

 

* “Cuando la culpa es de todos, la culpa es de nadie”.

Eso es porque todos somos culpables de los problemas. Desde el mismo momento de nacer.

Cuando nacemos, los que ya están vivos, nos han de dejar espacio, algo para comer, para dormir, para recibir el cariño de la madre, padre, parientes, vecinos. Y ceder es perder.

Y como nadie quiere ceder, perder, empiezan las peleas, las disputas, la brutalidad, la crueldad, la violencia, las matanzas en masa de la guerra. O sea, que todos participamos de las guerras: desde el menos guerrero, hasta el más.

Pues si no hubiera guerra en nuestra vida, los otros nos destrozarían. Pues ellos son como nosotros: quiero, pero no puedo. Queremos ser buenos, santos, justos, pero somos todo lo contrario: como las fieras de la selva.

 

* O los más descarados, lo que hacen es mentir. Inventar otra realidad. Pero seguimos enfangados. Ya que estamos condenados a vivir en el fango.

Por eso, hay que disfrutar de estar en el fango.

 

* –Interlocutor: Somos farmacodependientes a las ideas y creencias.

–Toni: Vale. Pero hay que gestionarlo. Para que no cause más desorden, caos, todas las miserias humanas.

 

* El orden es la nada en acción. Uno no quiere nada; y sí que quiere de todo.

Ese es el orden con el que tenemos que vivir. Para no estar dividido, en conflicto.