Torni Segarra

Seleccionar página

* “Cuando cesa la fragmentación de la red de memorias acumuladas que forman el ego, una claridad nueva se realiza repentinamente. Desaparece la agitación mental y el estado de intervalo entre los pensamientos se extiende por sí mismo bajo la acción de una bendición interna de felicidad y de amor”.

¿Cómo cesará esa ‘fragmentación de la red de memorias acumuladas que forman el ego, una claridad nueva se realiza repentinamente’?

Decirlo es una cosa y vivirlo en persona es otra.

 

* La muerte marca el final del tiempo que es el ‘yo’.

Y el final del vehículo, que llevaba ese ‘yo’.

 

* «La política debería ser para los pobres económicamente, pues los ricos ya tienen sus privilegios».

¿Eso no es una inocentada? Pues el principal, el único trabajo de los ricos, es seguir siendo ricos.

 

* Una cosa tan importante como es el amor, lo has de descubrir tu sola. Para que no te engañen.

Pues todos somos vendedores. Y el vendedor sólo quiere vender. Y para ello, es capaz de venderte veneno, como si fuera una medicina, un remedio.

 

* No te preocupes lo mismo que te pasa a ti, nos pasa a nosotros, a todos los demás.

Pues, todos pasamos por lo mismo: la imperfección, el error, la vulnerabilidad.

 

* Lo que está claro, es que su pretendida suerte, le saldrá muy cara. La edad no perdona.

Cuando se trabaja con personas mayores, es cuando se ve la importancia de la diferencia de la edad.

 

* Uno tiene lo mismo que todos tenemos. La diferencia es de grado, de volumen, de más largo o más corto, de exceso o defecto.

 

* Lo que ha de suceder es: percibir el error. Porque cuando me doy cuenta, que lo que hago es errático, dejo de hacerlo.

 

* Lo que hay es un desequilibrio entre las necesidades: es preciso comer, etc.

El problema es, cuando como en exceso o no como suficiente. Y cuando le doy demasiado importancia, hago de ello un problema, una adicción que me lleva a las miserias humanas.

Da igual que sea la comida, el exceso de trabajo, o cualquier exceso en cualquier actividad. El desequilibrio aparecerá.

Pero cuando me doy cuenta que estoy desequilibrado, es cuando llega el orden que es el equilibrio.