Torni Segarra

Seleccionar página

* Ya se ha dicho: ‘En el ámbito material sí que evolucionamos, desde lanzar piedras y palos a lanzar bombas’.

Por eso, todo cambio material, está sometido a lo psicológico.

Si los científicos son corruptos, indiferentes, egoístas. El resultado de los inventos, va a ser el mismo paradigma de primero yo.

Y ese paradigma del ‘yo’ es el que prosigue desde que bajamos de los árboles.

 

¿Tú eres cristiano, católico, jehovano, protestante, budista, nihilista?

 

* Yo también soy indagador, desconfiado y confiado a la vez.

 

* Como toda persona profunda JK, no le importaba los temas ‘del porqué nacemos con este cuerpo tan frágil ni la razón de nuestro existir’.

Porque, no creía en lo que la mente, el pensamiento puedan generar. Porque, toda elucubración, es una especulación, una pérdida de tiempo.

Porque, ahí está el infinito para ponernos sin dogmas, creencias en dioses, santos, líderes políticos, o de otra índole.

 

* El ego, al ser divisivo participa en los pleitos, malas maneras, los conflictos. Pero como todo lo que existe, tiene su razón de ser.

Pongamos los animales carroñeros, buitres, cuervos, hienas, perros salvajes, hormigas, insectos, bacterias. Ellos son los limpiadores de la naturaleza, para que no se pudran los restos de las matanzas de los grandes felinos. O sea, que todo está unido, interconectado. Invisiblemente para las personas superficiales.

De la misma manera el ego, hace de policía, de buena persona, de trabajador incansable, de todo lo que se proponga, etc. Es decir, cada uno tenemos nuestro ego, seamos quienes seamos.

Y como ya se ha dicho, tiene su parte mala y buena. Tal cual como somos todas las personas, toda la humanidad y los animales. Por eso, la vida es como una película, en la que cada actor desempeña un personaje, sin ser realmente él. Es decir, porque somos la nada.

 

* Las creencias, son falsas, divisivas.

El tema era si una persona como todas, puede no sufrir.

Es como si preguntamos, si los animales de la selva, pueden dejar de ser víctimas de los más poderosos y de los menos poderosos.