Torni Segarra

Seleccionar página

* La mala educación, la falta de respeto a todas las personas, la deshonestidad, nos lleva a que afloren todas nuestras miserias humanas. Violaciones de los cuerpos, peticiones fuera de lugar, persecuciones crueles. Creerse que uno tiene unos derechos que no son. Cuando molestamos, hacemos daño a los demás.

 

* La verdad es la verdad. No la del vecino, del jefe, la de la pareja, ni la de los gurús ni maestros, etc.

La verdad, para que llegue, se ha de desnudar, desistir de nuestros intereses, vanidades, supersticiones, idolatrías.

Es como volverse un tierno niño, inocente, que está perdido en este caótico y confuso mundo.

 

* “Siento mi corazón latir fuerte, siento angustia cuando me voy a la cama. Me he abierto a sentirlo sin juzgar, se va un rato, pero luego vuelve. No sé cómo salir de este círculo…”.

Has de ver eso que te molesta, como si fuera un hierro ardiendo que tu tocas. ¿Verdad que saltarías rápidamente para quitar la mano?

Pues, esa misma acción has de hacer con eso que te molesta, y te domina. Si lo ves, lo comprendes. Y ese comprender es la misma acción ahora, en este mismo instante.

 

* Por supuesto. Pero inefable es toda la realidad.

Cuando tú leas esto, va a desencadenar toda clase de reacciones que se suceden sin parar. Y todo eso que sucede, es lo que no se puede expresar.

Por eso, lo que se dice, lo descrito, no es lo verdadero.

 

* No te olvides que el observador es lo observado, tú, eres igual que yo, que todos. Estamos programados de la misma manera: sobrevivir a toda costa.

Y por eso, nos enfadamos, nos defendemos, atacamos. Porque vemos peligrar lo que somos, el ‘yo’, nuestra existencia, etc.

 

* «Solo quiero abrazar a todas las personas del mundo».

Si te dan permiso. No creamos que todos quieren y aceptan lo mismo.

 

* La paja o el placer mental. Es la adicción más común.

¿Saben por qué? Porque, nos proporciona placer, nos llena el ego. Nos da seguridad -aunque no lo sea en absoluto-.