Torni Segarra

Seleccionar página

* ¿Cómo llega el amor? Que es sin motivo, ni deseo.

 

* Cuando llega la muerte, al instante siguiente no hay nada. Si vamos por la calle y sentimos un mareo y llega un ataque mortal al corazón. Sentimos que algo no va bien, caemos al suelo ya muertos. Fin de los problemas. Fin de todo, para el muerto.

 

* Es muy difícil para sus devotos, ver que Jiddu Krishnamurti, es una persona como otra cualquiera. Aunque él tenía su ‘arte’. Como un carpintero, un sastre o un agricultor.

La diferencia está en que él era hindú, de una familia devota hindú vegetariana. Y fue preparado durante su juventud, para que su arte sobresaliera.

 

* La única escuela verdadera, es la vida. Ella es el maestro de toda la humanidad. Más sincera y verdadera que los libros. Y lo que dicen los llamados sabios, maestros.

 

* “La sabiduría no ejerce ninguna autoridad, y aquellos que ejercen la autoridad no son sabios”.

La sabiduría tiene su autoridad -aunque no la quiere, los otros la obedecen-.

 

* Por supuesto, todo sale del ámbito psicológico, que es la programación.

Y esa programación dice, que hay que vivir, aunque mates. Como lo vemos en todos los países que tienen militares, hombres armados, etc. Y los jueces, que les blanquean, sus acciones asesinas, destructivas, terroristas -ya que todo lo que cause terror, es terrorismo-, etc.

 

* Primero está lo psicológico, el ego, el ‘yo’. Y cuando llega un reto, un sunami de agresividad, de crueldad, de violencia, contra nosotros. Es cuando llegan las matanzas.

No crean que son diferentes porque hablan de Jiddu Krishnamurti. Todos somos asesinos. Porque hay que comer. Y comer es matar. Da igual si es una vaca, un cerdo, un pollo, o un ser humano.

Cuando explotamos, maltratamos; cuando somos racistas, estamos matando. Ya que matar, es matar. No hay más, es lo que hay.

 

* La libertad es amor. Así que, cada uno que haga lo que tenga que hacer.