Torni Segarra

Seleccionar página

* “Has venido desnudo, también volverás a caminar desnudo. Viniste porque eres débil, tan débil que te irás de nuevo. Viniste sin dinero y sin material, te irás sin dinero y material. Tu primera ducha fue alguien que te lavó, tu última persona también te lavará, ¡esa es la persona! Entonces, ¿por qué tanto orgullo, tanta malicia, tanta envidia, tanto odio, resentimiento y tanto egoísmo? Tenemos una cantidad limitada de tiempo en la Tierra y lo desperdiciamos principalmente en inútiles…‎”.

Somos superficiales, nos gustan las distracciones, los entretenimientos. Pero todo eso, nos hace feos, desordenados, indiferentes.

Pero, luego queremos exigir a los demás que tengan orden, sean diligentes, buenas personas, buenos políticos, buenos funcionarios.

 

* «El Dios inmutable, el creador de usted y yo, el Dios de lo imposible, el Dios de hoy, mañana y mañana próximo. Él es el mismo Dios siempre».

Por tanto, todo es un misterio. ¿Por qué queremos exigir que otros acepten nuestras ideas, teorías, supersticiones, idolatría, paganismo?

Si no sabemos nada sobre los misterios. ¿Por qué empujar siempre en la misma dirección -que es la nuestra-? Y así nos separamos de los demás. Haciendo imposible que venga el amor, la compasión.

 

* “¿Qué tipo de persona sois?‎”

Soy la misma persona que tú.

Todas las personas pasamos por lo mismo: estamos solos, necesitamos lo básico para vivir, tenemos miedo de enfermar, que nos maltraten, que fracasemos en lo que hacemos.

O sea, somos personas programadas para sobrevivir a toda costa. Y por eso, es que somos divisivos, conflictos, violentos, crueles.

 

* «Y eso es lo que estamos haciendo en este plano».

¿Cuántos planos hay?

 

* «Cuando ya integras que el mundo, la vida, las personas, los objetos… es irreal…».

¿Seguro que es irreal? ¿Tú lo vives como una irrealidad?

¿Entonces por qué estamos diciendo lo que decimos -porque lo vemos real, la realidad-?