Torni Segarra

Seleccionar página

* «Despertar del sueño material que estamos inmersos es una maravillosa responsabilidad porque a partir de este momento uno se siente plenamente libre y con tanto amor por dar que el sentimiento total de unidad nos lleva a evolucionar y ayudar a los demás».

¿Eso cuándo ha de ser? Pues si te quema la mano por tocar el fuego la apartamos automáticamente, enseguida.

¿Por qué no despertamos?

El despertar, la acción correcta, ha de ser ahora, en este instante.

 

* El problema es que hemos de comprender el ego; comprender cómo opera, dónde está su raíz.

 

* Todo eso son supersticiones, repeticiones del pasado. A nosotros no nos sirve el pasado. Ya que el pasado está muerto. A mí me interesas tú, el presente, ahora. Todo lo demás es ignorancia, repetición de textos antiguos o actuales. ¿Cómo va a desaparecer el hambre, la miseria, la bestialidad, la guerra en África, en todo el mundo?

Repitiendo lo que han dicho los textos, seguro que no. Has de ser una persona con empatía, con afecto, con amabilidad, con amor, por todos los que conviven contigo. Y también por todos los que viven en el mundo.

 

* “La unidad es una idea. Una proyección del cerebro que genera el deseo de llegar a ella. ¡Una zanahoria más!

¡Atiende este instante! ¡No hay división! ¿Cómo es lo que no tiene división?”.

No solamente la unidad. Los que dicen que no hay nada, sólo este instante -los advaitas-, son como los animales que llevan una zanahoria colgada de un palo delante de los ojos, y que no pueden comer. Y así que no paren de andar, de trabajar.

 

* «Hasta que caigan otras ideas y otras y otras hasta que solo queda lo que no es idea».

Ahí tienes las ideas, las teorías, las alucinaciones, que como todo son infinitas.

 

* Para comprender la unidad, hay que comprender qué es la división.

Así que, si comprenden la división, por qué estoy dividido, cómo llega, cómo se genera, entonces de repente ahí está la unidad.

Por eso, cuando me doy cuenta que estoy dividido, fragmentado, fuera -out-, es cuando vuelvo a estar no dividido.