Torni Segarra

Seleccionar página

* Los de doble moral que se creen santos, ¿no somos todos?

Así que, si quitamos la moral, fin del pecado, fin de los problemas que causa la dualidad.

 

* Pero esa presencia, ¿cuánto dura? ¿Unos minutos, media o una hora, una semana, un mes, unos años?

¿O va y viene recurrentemente?

 

* “La paz es el camino. Pero… en la permanencia que son nuestras vidas, todas las emociones son posibles”.

Y en esa posibilidad, está el orden, la compasión, el amor.

 

* Aunque con retraso, te saludo con afecto y con cariño.

 

* El mayor negocio, es la vida. Y cuando la vida está en peligro, por una pandemia cabalgando desbocada, entonces todos vamos a una. Excepto los semidementes.

 

* El fallo en todo lo que dices, tú y tus colegas, es que ese estado tan grandioso es sólo chispas. No hay hoguera que queme, que el fuego y su llama sea siempre.

 

* Pues venga, a vivirlo. No sólo explicarlo, hacer alabanzas a un gurú, a un maestro al que adoráis.

Y eso ya quiere decir, que ya está ahí la dualidad: este maestro es el mejor; y lo que dice es la verdad incuestionable.

 

* No te creas que eres tan singular, especial, única.

Hay muchas personas, que experimentan lo mismo que tú. Pero no le dan importancia, lo viven en su vida cotidiana con toda normalidad.

 

* Repito e insisto: ¿Él vive 24 horas sin el ‘yo’? ¿Se lo has preguntado?
No huyas de la realidad, que es tú realidad.

El problema es que no te conoces en realidad. Porque si te conocieras en realidad, sabrías que todos pasamos por lo mismo. Hablamos, hablamos, lo queremos vender de diferentes maneras.

Pero el resultado final es: quiero, pero no puedo.