Torni Segarra

Seleccionar página

* Pero los caminos, los senderos, se convierten en una trampa. En un método, una práctica.

La trampa de la dependencia, de la reptación del pasado. Y así dividiéndonos del presente del ahora.

* “¡¡¡¡El parto es lo más maravilloso!!!! ¡¡¡Amé parir!!! ¡¡¡¡Solo de pensar en que vuelva a suceder me emociono!!!! ¡¡¡¡Disfruta tu proceso, recibe a tu bebé vibrando bonito y fluye!!!!”.

Esa es una solución. Y verdadera. Si hay resistencia, rechazo, va a ver conflicto entre lo que es, lo que está sucediendo.

* Todo no lo podemos saber. Porque todo es infinito.

Por eso, es que nos deshacemos de la ansiedad, del estrés de querer saberlo todo.

* El miedo, los que se hacen los ciegos, los ignorantes, se hacen los torpes ante los feminicidios.

Cuando a veces se dedican a linchar, en la puerta de los juzgados. A los que odian deseando su muerte, por haber hecho una maldad, un homicidio.

* Las drogas nos hacen ver lo que no podemos ver. Es como masturbarse pensando en alguien -incluso hablando, como si estuviera presente-. Pero realmente todo ha sido una visión. Una ilusión. Una unión total.

Pero, cuando ves a esa persona. Ella no te reconoce.

* “Toda la vida conspira sabiamente para que la bellota llegue a ser roble”.

O no. Toda la vida conspira para que la bellota muera y se la coma un ciervo, un jabalí. Para alimentarse y poder sobrevivir.

La vida no es unidireccional para nosotros, que queremos comprender. Donde el mal y el bien se confunden para que la vida prosiga. Y funcione la naturaleza, el universo.

El universo sí que es unidireccional. Aunque nosotros no lo podamos ver. Porque todo está unido. En una unidad que todo depende de todo.

Entonces sí que podríamos decir: Toda la vida conspira para que el universo haga lo que tenga que hacer: crear, destruir, reponer, renovarse. Aunque mirado desde un ámbito macro, todo parece estático.

Por eso vemos a la luna, y a los otros planetas, como piedras.

* Cada uno tiene un tiempo, un destino. Pero creo que si te revuelcas mucho tiempo con las drogas. Pueden hacer mucho daño. Yo las tomaba por deferencia, para socializarme con los drogadictos. Estaba un año con ellos. Y los dejaba, salía de ese ámbito. Y al año siguiente volvía con ellos.

Hasta que un día salí otra vez. Y ya no volví con ellos. No compraba droga, ellos me invitaban por ser amigo de ellos.