Torni Segarra

Seleccionar página

* Cuando hablo del amor, me refiero a la acción que no es del ego. Es decir, el amor es la ausencia de división, de conflicto.

* La igualdad es psicológica: en el miedo a la muerte, al pasar hambre, a la enfermedad, a la soledad, a perder el empleo. El miedo es tiempo. Del pasado, del presente, del futuro. Cuando el tiempo psicológico desaparece. También desaparece el ego, el ‘yo’.

* Para el animal no hay caos o no caos. Los animales actúan según sus necesidades. No se pueden auto reprimir. Porque no conocen el futuro, ni el pasado ni el presente. Ellos actúan porque sus glándulas se activan para cada acción. Sin poder acelerar o reprimir.

Los animales son como nosotros, pero en otro plano de su desarrollo. Son directos. Nosotros somos burócratas, hablamos demasiado. Y por eso, mentimos, nos traicionamos. Pero somos animales vestidos, usando máquinas, etc.

* El amor lo englobas todo, el tiempo y su ausencia. Puedes necesitar saber la hora que es. O puedes pasar del tiempo, ser indiferente.

* “Creer que existe un plan o un sistema universal para organizar y dirigir la vida es dar pie a la idea de una entidad supra poderosa encargada del tema. Entidad a la que se le pueda orar, suplicar y pedir, es caer en la ideología religiosa”.

Eso lo dices tú. Nadie sabe lo que hay, que está más allá de nuestras capacidades mentales, espirituales.

* “…la amada naturaleza no sectoriza a nada, ni a nadie, comprender esta belleza que ofrece el cielo y su estimada tierra es esa unidad que está latiendo en cada individuo único y así unido”.

Te olvidas de los depredadores implacables, que asesinan y devoran a sus víctimas. ¿Tú quieres vivir en esa belleza, cruel? ¿O qué la manada casi te mate para que te vayas solo, sin poder matar a una presa para alimentarte?

También están los animales, que caen en una charca embarrada y no pueden salir. Y pasan días de agonía hasta que llegue la muerte.

* Si cambiamos la palabra ‘Dios -sin mayúscula-, todo cambia. Y si la cambiamos por el universo aun cambia más todo. Porque ese dios que se nombra, es un dios inventado por nosotros.

 Es decir, por nuestra mente temerosa, con miedo de perder. Y de no conseguir, todo lo que necesitamos para sobrevivir.

De manera que, dios no es dios. Es una palabra de consuelo, ilusión, de miedo, inabarcable irreal. Pero si cambiamos dios, por el universo. Todo se ve más claro.