Torni Segarra

Seleccionar página

* Todos somos hacedores y espectadores, a la vez.

Ya que todo está unido.

 

* Mucha superstición, es decir todo ideas y teorías.

A lo que vamos: si le toca liberarse de ese mal trago diario, saldrá.

Si no, llegará lo nuevo; que no sabemos lo que es.

 

* ¿Es el Martin Heidegger, colaborador de los nazis?

Eso que estáis hablando, de la manera que lo hacéis, también lo hacían los nazis.

O sea, que todos somos iguales. El observador, es lo observado.

 

* Cuántas mentiras infantiles. Pero mientras tanto, la casa se está quemando.

¿Habrá algo más bello, generador de éxtasis, que ayudar para que el fuego se detenga?

 

* Resumiendo, para acabar: ¿Tú ego, el ‘yo’, está operando?

 

* El estado de consciencia, eso es un cuento infantil. Todas las personas lo tenemos. Y no pasa nada, es como el respirar u otras actividades mecánicas: comer, dormir, toser, respirar, amar, ser compasivo con todos.

 

* Pero todos esos estados de consciencia, no van a cambiar la realidad de que eres una persona. Que es: Quiero, pero no puedo.

No podemos dominar la vida y lo que nos trae.

 

* La muerte es el último escalón, del proceso de todos los seres vivos de la tierra. Todo lo que es, está vivo, ha de morir; según el proceso, largo o corto, que le toque.

Por tanto, la muerte es una celebración, una dicha más de la tierra.

 

* Eso puede que sea una posibilidad más -como otras que pueden ser, con tal de que el negocio funcione-.

Como ir a vivir a otro planeta; y hacer una agencia de viajes para ir a Marte, etc.

 

* “La única verdad que logras, es saber que te equivocaste, jajaja”.

¿Te parece poco, aceptar la realidad?

¿Tú la aceptas o reniegas, te revuelves, estás amargada, neurótica, irónica, sarcástica?