Torni Segarra

Seleccionar página

* Cuando dices: ‘Dios fue muy inteligente’, ese no es dios, es tú dios inventado por el miedo a la vida, a la muerte, a la soledad, a la desesperación de no saber en realidad nada.

 

* «Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de burla».

¿Los malos y los buenos, no son lo mismo? Personas impotentes, para percibir la realidad de lo que es la vida, comprender cómo opera el ‘yo’, el pensamiento.

Por eso, todos somos: quiero, pero no puedo.

 

* “He, detenidamente, leído los comentarios y me he sorprendido al encontrar tanta racionalidad. Había escrito, en otra página que tengo sobre espiritualidad, que «la humanidad se ha convertido en una tenebrosa máquina del mal, que ama el mal, que se alimenta del mal. Esto se puede vislumbrar cuando la gente vanagloria a los agentes del mal y disfruta viendo narco novelas, películas etc., cuando los noticieros cargados de violencia son un aliciente incitador al mal. Es común ver a muchas personas teniendo como ídolos a criminales y dictadores. Estamos viviendo tiempos difíciles de engaño, traición y crimen. Una sociedad sin ley y sin justicia donde los perversos manipulan las mentes para hacer ver criminal a quien no lo es. Estamos en vórtice de tanta maldad que es necesario despertar consciencia y empezar a buscar a Dios dentro de cada persona alejándonos de tanta cosa mundana, de esas cosas que distraen los espíritus y que solo dejan soledad interior”.

No te alteres.

El mundo, la vida, siempre ha sido así. Ya que, la vida es una lucha continúa, para poder sobrevivir.

Hay momentos en que se desencadena una revolución, un golpe de estado, una guerra. Y entonces, antes de la guerra hay mucha confusión, desorden, violencia, caos.

Y después de la guerra, todo es lo mismo.

Lo que pasa es que el vencedor de la guerra, impone un régimen dictatorial, brutal, cruel. Que hace que todo se calme.

Pero no soluciona nada. Porque al tiempo, cuando el dictador, el tirano se debilita, todo vuelve a ser lo de siempre: el pez grande se come al pequeño. Aunque el pequeño, no quiere que se lo coman.

Llegando el conflicto, la confusión, la violencia y otra vez la guerra. Y así llevamos cien mil años.

 

* «Que creen que hay en común en la «cualidad de divinidad» de las diversas creencias, filosofías, religiones, etc.».

Que todas se basan en relatos, dioses, lugares santos, libros, etc., que son el pasado.

La religión no es el pasado, es el presente, el ahora. Sin apoyarse en nada ni en nadie.