Torni Segarra

Seleccionar página

* El amor es la nada. Que se manifiesta en amor.

 

* “…la declinación de los valores, el futuro del hombre…”.

El hombre, ¿no está declinando de los valores desde siempre?

¿Qué son ‘los valores’? La honestidad, la no indiferencia, la no corrupción, la no crueldad, la no violencia, son los valores. Y finalmente el valor de no estar dividido, ni vivir en conflicto.

¿Pueden estos valores haber sido alguna vez, o son todo una fantasía religiosa, supersticiosa, utópica?

Nosotros inventamos la compasión, el amor. Al ver sufrir a los demás.

Porque éramos conscientes, por experiencia propia, del sufrimiento, del dolor, de la soledad, del aislamiento, del abandono total; de la enfermedad, de la vejez, de la decrepitud, de la muerte.

¿Es el amor, una realidad ahora­­­­­­­, o es una ilusión, una pose, un deseo esnob espiritualista? El amor y la división no pueden ir juntos, ni el miedo ni la crueldad, ni la violencia.

¿De dónde nace todo lo que obstaculiza al amor? Es de nuestra programación animal que está en nuestras mentes.

Entonces, ¿las mentes se pueden desprogramar? Si somos afortunados, en un instante sí. Aunque en otro instante vuelva a aparecer la programación.

 

* «… el amor no pide nada a cambio».

Porque toda petición, es en sí deseo, el ‘yo’ operando.

 

* Las historias son infinitas; son como videos que llegan a la cabeza, Unas son placenteras, otras traen toda la miseria humana. Cuando todo está en el presente, el ahora.

 

* Yo no sé nada sobre el infinito universo.

O yo no sé nada, sobre las infinitas posibilidades del futuro.

 

* Si descartas lo que no es amor, el amor estará ahí.

 

* «La forma más elevada de inteligencia humana es la capacidad de observar sin juzgar». Porque, ¿para qué juzgar, si todos nosotros somos igual que el que juzgamos?

 

* Hay un peligro con las personas importantes, que llegan a ser muy conocidas y populares. Y es que las personas seguidoras, las adoren, haciéndose idólatras, paganas, supersticiosas.