Torni Segarra

Seleccionar página

* «Bypass espiritual…….el trabajo es en la realidad, es individual, pero relacionándome con el otro, mirándome en el «espejo», que me hace el otro, con lo que más me perturba del afuera, es en la dificultad, no en el retiro. La vida es una escuela y no se nos permite saltarnos un grado…hay que aprender en cada grado lo que tenemos que aprender para pasar al siguiente. De todas maneras, está bien, que en el camino descansemos y de vez en cuando hagamos el bypass para recargar energía…pero es eso…un descanso porque el camino no es fácil, pero no produce crecimiento. La disolución del ego no se produce con estas herramientas y no hay en la tierra un ser humano que la haya logrado (o por lo menos son muy pocos) La disolución del ego son palabras muy mayores”.

La verdad, la realidad, se comprenden, llegamos a ellas, sólo cuando hay un contacto directo con lo que está sucediendo.

Hay algunos que necesitan viajar, leer, trabajar en exceso, hacer extenuantes caminatas o deportes, etc. Y otros, necesitan drogarse.

De lo que se trata es de tener un contacto directo con la realidad. Esa realidad que vemos cuando tocamos un hierro que nos quema la mano; y la retiramos en ese mismo instante.

 

* “Cuál es la diferencia entre el Buda y una señora que pida dinero para sobrevivir? ¿Entre Sergi y una prostituta?”

No hay ninguna diferencia. Todos pasamos por lo mismo. Todos somos iguales. Si queremos añadir básicamente; no importa seguimos siendo todos iguales. Todos hemos nacido y todos vamos a morir.

 

* “Eso de que el niño aprende desde que está en el vientre de su madre, es verdad. Pero eso, tomado aparte de todo el proceso de inter acción con el mundo, no nos ayuda a entender completamente de forma completa el problema global del comportamiento de la humanidad ya que muchos de lo que los estímulos que recibe el bebé los recibe del mundo exterior que ya sabemos que por lo general también son condicionados y lo que sucede es que el ciclo se reproduce…”.

El mundo exterior, la madre, el padre y el niño -su hijo-, forman parte de los educadores.

O sea, el niño está atrapado, como sus padres, toda la humanidad, por su programación.

 

* “…los seres / que somos humanos ahora – prácticamente desde hace un par de minutos con relación a un remotísimo tiempo pasado – somos una versión mejorada de lo que fueron aquellos…”.

El tiempo cronológico en relación con el universo no sirve. Porque, el universo vive en la atemporalidad, en la eternidad.