Torni Segarra

Seleccionar página

* Ser nada, no es un deseo.

Ser nada es como encontrarse algo, que nos llena de plenitud, de gozo.

 

* El problema no es mentir. El problema es no reconocer la mentira. Todo depende de la velocidad de lo que está sucediendo.

A más confusión, más desorden, más ansiedad, más miedo y más mentiras.

 

* Lo malo y lo bueno no lo es, cuando comprendemos la vida.

Un animal, un león, mata a un búfalo. Pero es preciso para sobrevivir, el león y su manada.

 

* Pero si eso, nos pasa a todos.

 

* Para vivir es preciso matar.

Cuando nos rascamos la piel, allí hay ácaros; al igual que en los asientos de tela.

Cuando pisamos el suelo se destruyen millones de bacterias. El problema es, ¿qué es la muerte?

Porque igual de importante es morir, como nacer.

 

* “El mundo “civilizado” actual no es ningún Edén, desde luego, pero el mundo que viene, por más que lo pinten de colores, no va a ser mejor. No lo va a ser, porque los diseñadores de nuestro mundo actual, son los mismos diseñadores de nuestro mundo futuro”.

Por eso, que los diseñadores no pueden solucionar los problemas que hay en todo el mundo. Ha de ser uno, cada cual, el que haga que el orden impere, opere.

 

* “Sartre dice que estamos condenados a ser libres, pero, estamos condenados a elegir y elegimos porque somos libres”.

Elegir ser libre es una ilusión. ¿Podemos ser libres del cuerpo? ¿Podemos ser libres, cuando no podemos salir de la tierra? ¿Podemos ser libres del sexo, de la comida, del trabajo, de la belleza que hay por doquier, etc.?

 

* “No hay nada repartido de modo más equitativo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente”.

Porque, la humanidad es superficial, estúpida, programada. La razón, es la causa de la guerra. La razón, se ha de compartir con el otro.

Ha de ser como cuando en un trato se dice, partamos la diferencia del precio de algo -que los dos le dan diferente valor-. Si alguien pide diez para comprar y el vendedor pide veinte, la diferencia sería quince.