Torni Segarra

Seleccionar página

* El peligro está en que digan que el color negro y el blanco son igual.

O si les roban su coche o casa, el dinero, eso es igual.

Debería de darnos igual, pero la realidad, nuestra programación, nos hace que nos desbordemos. Nos entristecemos, nos llene de odio, de venganza, etc.

Aunque lo dicen para vacilar, porque en el fondo, saben que es una estupidez.

 

* «Manual para el maestro de Dios. ¿Cómo se deja de juzgar?»

En la comprensión de la realidad. De las personas. De sus mentes, sus egos, el ‘yo’.

 

* «¿Es ésa la causa de la confusión humana, la introducción del tiempo como un medio devenir, de llegar a ser más y más perfecto, más y más evolucionado, más y más afectuoso?»

La causa de la confusión, es querer más y más placer. Y por ello, ese más y más nos acelera, nos distrae de la realidad de lo que está sucediendo -pobreza, miseria, brutalidad, crueldad, violencia-.

Haciéndonos crueles viciosos, indiferentes. De manera que llegamos a usar la violencia, la guerra, para conseguir ese placer embriagador. Ya sea el dinero, el sexo, la vanidad, etc.

 

* «No soy el hacedor, sino aquello dónde él se manifiesta y se disuelve».

¿Quieres decir que las desgracias que te lleguen, no van a hacer mella en ti?

O sea, ¿estás desprogramado completamente, siempre, en todo lugar y situación?

 

* «Sólo los locos y los solitarios pueden permitirse el lujo de ser ellos mismos … Los solitarios no necesitan a nadie a quien complacer y a los locos no les importa si les gusta o no».

Los muy locos, tal vez no necesiten a nadie, ya que son dementes. Aunque alguien los ha de cuidar.

¿Los solitarios, no necesitan a nadie? Y la ropa, la comida, el apartamento y sus necesidades domésticas, ¿quién se lo proveen, proporcionan?

Complacer, puede que no. Pero saben que, si se pasan con sus excentricidades, quieren hacer lo que les da la gana. Van a pasarlo mal.

 

* 1. Lo que organiza, ¿no es la naturaleza, el universo?

  1. La programación es el pensamiento, la mente, la conciencia.