Torni Segarra

Seleccionar página

* Todo lo que hacemos en la vida, tiene una dirección. Depende de lo que uno quiere, desea, ve que es lo adecuado, correcto, ordenado, etc., de una manera o de otra, va a llegar a nosotros.

Perfectos no podemos ser. Pues la perfección no existe.

 

* Descubrir paso a paso, con el devenir, ¿eso no implica tiempo, el llegar a ser?

Pero, si en un instante, ahora, somos capaces de ver la totalidad de lo que está sucediendo. Ahí está la inteligencia operando.

¿Cuál es el obstáculo para que esa inteligencia, opere?

 

* El ‘objetivo que cumplir’, es sobrevivir y reproducirse. Esa es nuestra programación, por donde empieza toda la trama de la vida.

Que nos ha llevado hasta aquí, a vivir como lo hacemos.

 

* Al tener que sobrevivir, hemos de matar a los animales, etc., que comemos.

Y ese mismo paradigma de supervivencia, lo hacemos también psicológicamente.

Los políticos, se insultan, sacan las maldades de sus oponentes, acosan, llenan de angustia. Y todo eso, ¿no mata también?

Al igual, como lo hacen los que mandan en las fundaciones de JK. Que se están destrozando.

Respecto a la referencia sobre “hablar de grandes generalidades no es exacto, por ejemplo, «nosotros» o «todos los humanos»”.

¿No te acuerdas de que el observador es lo observado? ¿Tú y yo, no somos iguales, dos miembros de la raza humana, que sufren, gozan, tienen miedo y huyen de él?

Por tanto, todo lo que nos pasa a uno, también le pasa al resto de la humanidad.

 

Vamos a ponerlo en una persona. Cuando uno ve a una persona, ¿no está viendo a toda la humanidad? Por tanto, si te conoces de verdad, es cuando conoces al resto de las personas. Pueden tener el color de la piel diferente, pueden más o menos ser cultos o no.

Pero, todos sufrimos, nos deprimimos, queremos triunfar en lo que llevamos entre manos.

Y eso es lo que nos hace compasivos. Porque el observador -yo-, es lo observado -él, ellos-.

Y por eso, no hay enemigos, hay personas más desordenadas, superficiales, desafortunadas. Que no ven la realidad de la vida. De lo que es el pensamiento, la mente, el ‘yo’.