Torni Segarra

Seleccionar página

* «Ser consciente no requiere de un pensamiento. Es pre reflexivo. Estás tratando de entenderlo conceptualmente, pero es una vivencia. Y es inexplicable».

Si es inexplicable, ¿qué haces que no paras de comer el coco a las personas explicándolo?

Si no hay pensamiento, no hay consciencia. Sin consciencia, es como estar dormido, drogado, anestesiado; no hay lo que tiene que tener una persona: sentir, percibir, observar, reaccionar.

 

* «Al atenderme, se caen las creencias».

Al entenderme, al comprender cómo opera el ‘yo’, me libero de todos los problemas.

 

–Interlocutor 1: Yo admito que debato como hobby -gusto-, me gusta reflexionar, y que esto también me ayuda a vivir más plenamente …un saludo.

–Interlocutor 2: ¡Hola Carol! ¡No son debates! Es una invitación a indagar y a entenderse. A cuestionar las creencias.

–Interlocutor 3: Toni Segarra, no nos olvidamos del hambre, la crueldad, la injusticia etc.… solo que no vamos a las causas siempre estamos brincando en los efectos… Mi hambre, mi propia crueldad, mi injusticia están también ahí… Esa es la invitación y (NO intelectual…) a mirar auto indagar… a ir en vertical y no hacia adelante.!!! Si interpretamos no vemos la invitación. Graciassss, te abrazo con amor.!!!

–Toni: ‘…solo que no vamos a las causas siempre estamos brincando en los efectos…’.

¿Los efectos y las causas no están unidos? Si uno es afortunado y ve que lo que uno hace va a generar sufrimiento -hambre, crueldad, desorden, miserias-, ¿por qué sigue con eso, no lo descarta?

 

* La mente, el ego, están diseñados para defender el cuerpo. O sea, que nuestra programación, es la misma que la de cualquier ser viviente.

Y esa programación afecta a toda la vida. La cuestión es, ¡cómo podemos convivir con esa programación, con el ego, el ‘yo’?

 

* «…si me atiendo, no encuentro ningún ego».

Eso es ahora. Pero qué pasa al instante siguiente el ego ya está ahí, ¿no? O sea, toda la vida es una batalla contra todos -los egos, los que no piensan como yo, las derechas contra la izquierda y al revés, los creyentes en cualquier teoría-.

 

* El ego, como cualquier cosa que exista, está por algo, ¿no? Es como el tiempo del reloj. Aunque no parece real, sirve para no perder el avión, ir al hospital a la hora prevista.

Pues, el ego tiene su lugar, su trabajo, su sentido. Por eso, lo hemos de tratar como un vecino, alguien que trabaja con nosotros. Y entonces, verás como el ego tiene su trabajo.