Torni Segarra

Seleccionar página

* Para estar en paz, hemos de estar en paz con nosotros mismos.

Ya que la paz, es la ausencia de división, de conflicto, tanto interno como externo.

 

* ¿La mente se puede aquietar por normas, ejercicios, no hacerle caso? No. Eso no puede ser. Es como si uno tiene miedo, a la oscuridad de una habitación. ¿Qué hará para que desaparezca el miedo, la desesperación, la tortura?

Solamente, ha de abrir la luz de la habitación, para que así se vea todo lo que hay allí.

 

* En realidad las decisiones, decidir, no tiene sentido. Ya que decidir, lleva implícito el pasado. Pues, en el presente activo, en el ahora, no hay nada que decidir; sino, que hay acción, actuar.

 

* Si amamos la vida tal y como es. La muerte no la vemos fea, repulsiva, algo que nos da miedo.

El amor, no genera miedo. Si no, comprensión, inteligencia.

 

* La comunicación no verbal, es la comunicación más limpia, sincera. Nada sobra ni nada falta.

 

* ‘Ver como nuevo lo que es viejo’, sólo se ve cuando hay compasión, amor. Porque, para comprender a los viejos, hay que renunciar a nuestra impetuosa manera de vivir. Que todo lo atropella.

 

–Interlocutor: “Ninguno es más esclavo que aquellos que falsamente creen ser libres”.

–Toni: No hay un manual que diga, cómo podemos ser libres. No hay nada que nos diga, cómo seremos libres.

Porque la libertad no existe. Así que, cuando comprendemos que no hay libertad en absoluto, en ninguna dirección. Es cuando cesa la división y el conflicto, entre la realidad y el deseo de ser libres.

Disfrutando de la paz, del sosiego de sentirnos libres, porque ya no la buscamos. Si no, estando olvidado, descartado ese deseo de ser libre.

–Interlocutor: Necesitas un manual.

–Toni: ¿Por qué?

–Interlocutor: Tú lo dijiste.

–Toni: La que lo dices, parece ser, que eres tú. ¿Qué clase de manual?