Torni Segarra

Seleccionar página

* Eso que dices, no tiene sentido. Pues estás diciendo, que hay personas buenas y personas malas. Y ahí es donde se genera, la división y todo su desorden y caos en que vivimos.

 

* Estás cayendo sin darte cuenta en el infinito. Y ahí, no hay nada para nosotros. ¿Cómo definirías al infinito, lo describirías? No se puede.

O sí que se puede. Porque todas las posibilidades caben en ese infinito. Así que, adelante: busca, indaga, aclárate, si quieres todo eso del infinito.

 

* Estás muy excitado y arremetes contra mí. Si es justo lo que digo, igual a lo que tú dices, sin personificar: todos somos básicamente iguales en lo psicológico.

Ahora tú te complicas la vida, cuando dices: éste es bueno -un iluminado-, este es malo porque no está iluminado.

Es decir, sigues dentro del círculo cerrado del mal y del bien, de la dualidad. De los malos y los buenos. Y según veo no puedes salir. Tienes prejuicios de los demás.

Los que llamas iluminados, son personas que sólo tienen más información que el que tiene menos. La iluminación es una superstición, folclórica/religiosa, en este caso hindú. Ya que nadie sabe todo. Porque todo es infinito.

 

* El dolor físico, es sinónimo de alguna anomalía anatómica, corporal.

El dolor psicológico, es la respuesta a lo desconocido. Por eso, es que tenemos tanto miedo a lo nuevo y desconocido. Aunque para que llegue lo nuevo, hemos de descartar todo lo viejo y repetitivo.

 

* La libertad solo puede existir, cuando comprendemos que no hay libertad en absoluto. Todos estamos presos en la tierra. Pero pocos se dan cuenta de ello. Y sin embargo creen que son libres.

 

* “…el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.”

Pero un cautivo, en prisión, esclavo, puede ser libre dentro de él.

 

* “La libertad es el anhelo de todo aquel que busca.”

¿Y qué es lo que hay que buscar, si esa búsqueda es infinita, no tiene fin?

 

* Somos lo que somos. Y hemos de vivir con ello. Sin generar división ni conflicto. Y en eso está el orden; el máximo orden y la seguridad posible. Sólo así, habrá paz, sin miedo, sin acusaciones, sin dualidades.