Torni Segarra

Seleccionar página

* Somos animales humanos. Muy evolucionados. Pero nuestros hechos, desde la raíz, lleva la animalidad.

 

¿Qué es la guerra, qué son las matanzas, el fanatismo, la obcecación? Todos los seres que existen en la tierra, están programados para sobrevivir a toda costa.

Y por eso, han de luchar, esforzarse para vencer. Y eso nosotros lo llevamos en cada cosa que hacemos: los deportes en los que hay que vencer, con su brutalidad e indiferencia por el perdedor; en los nacionalismos, en las religiones, en las ideas y teorías, sean las que sean.

 

* –Interlocutor: “Le pedí paz para el mundo y el fuego respondió: que la paz primero esté en ti. Le pedí que cesaran las guerras y el fuego contestó: las guerras sólo existen dentro de ti. Le pedí que me diera toda la fuerza que necesita y el fuego murmuró: La fuerza sólo nace de dentro de ti. Dejé de pedirle cosas y el fuego se encendió adentro de mí”.

–Toni: Ahora hay que hacer que eso, sea una realidad en ti, en cada uno. Y no ser sólo palabras.

–Interlocutor: Trabajo en ello Toni

–Toni: De acuerdo. Que tengas suerte.

 

* La palabra siempre, también forma parte del desorden, de la confusión. Pues, nadie sabe la realidad lo que nos depara.

 

* “Los animales no tienen alma”.

Tú tampoco la tienes. Hace tiempo, unos que tenían miedo, terror a la realidad de los problemas de la vida, de la muerte. Decidieron inventar el alma; así como, el cielo, el paraíso, el infierno, etc.

 

* “Existe una cantidad de gente en el mundo que está en un infierno porque depende excesivamente del juicio de los demás”.

¿A ver quién es el que puede pasar de todo? No podemos. Porque somos dadores y recibidores de vida. Y en la vida es preciso cuestionar y que nos cuestionen.

 

*No se trata de negociar. Se trata del amor, de la compasión. Pues el karma, no puede operar si actuamos con misericordia, amor.