Torni Segarra

Seleccionar página

Compilación de comentarios.

* –Interlocutor: Cuando encuentres lo que no cambia, en medio de todo lo que cambia, te habrás encontrado y, en consecuencia, habrás encontrado la Verdad.

–Toni: Cuando encontramos lo que no cambia, en medio de todo lo que cambia, habremos encontrado la verdad.

Pero, esa verdad, ¿nos va a cambiar nuestra manera de vivir de desorden, corrupción, celos, de odios, de crueldad, de violencia, de guerra?

–Interlocutor: Claro, absolutamente. Todo ese desorden y caos nacen de tu mirada, simplemente. Cambias tu mirada y el mundo cambia.

–Toni: ¿Tú ya lo has conseguido en tu manera cotidiana de vivir?

–Interlocutor: Sí, pero no es un logro personal porque te das cuenta que en realidad no existen personas o seres individuales.

–Toni: ¿Tú estás libre del ‘yo’? ¿Libre de los celos, de la envidia, del nacionalismo, de la religión, de tu dios?

Porque si el ‘yo’ está operando en ti, igual da que creas en tu dios, o en el dios de millones de personas.

–Interlocutor: Exacto, no tengo creencias. No tengo mi dios, ni mis ideas, ni creencias porque no sé qué no existo como individuo. Simplemente veo suceder todo lo que acontece en este sueño que algunos llaman vida.

–Toni: Entonces, ¿para ti qué es la vida? ¿Qué haces en la vida, trabajas, etc.?

–Interlocutor: La vida es solo un espejismo, un sueño. Trabajo, camino, como, me gustan unas cosas y otras no, pero sé con certeza que nada de esto está ocurriendo, entonces no tengo miedo, ni expectativas, ni metas, solo vivo con Amor este maravilloso sueño.

–Toni: ¿Todo lo haces bien, no tienes conflictos internos, imágenes que se convierten en miedo? ¿No tienes problemas relacionales con los que viven contigo, en el vecindario, los que trabajan contigo, con las autoridades, los políticos, los religiosos?

–Interlocutor: Sí, a veces se presenta algún conflicto, pero es tan puntual que no importa. Sí sabes que nada es real todo fluye y vives el momento presente. Las relaciones con los demás son difíciles solamente cuando crees que los demás existen.

–Toni: Vamos a ponerlo de esta manera: si tienes un accidente cuando vas en coche, ¿eso es real, verdadero, o es una ilusión?

–Interlocutor: Es una ilusión, cualquier cosa que acontezca lo es. Lo único real es lo que no cambia.

–Toni: ¿También si te cortan la pierna? Si te llevan al hospital en la ambulancia y estás grave, para detenerte la hemorragia y reponerte la sangre. ¿Eso es una ilusión?

–Interlocutor: Claro, toda la vida y lo que acontezca en ella es solo un sueño. Cuanto tienes un sueño y sufres un accidente te duele, lo cual no quiere decir que sea real. Bajo esta perspectiva puedes sentir dolor, pero no sufrir. Un hermano mío sufrió un accidente hace unos pocos días en una moto, no fue tan grave, pero se fracturó, no me gustó, pero sé que es un sueño, por eso no puedo sufrir por eso. Simplemente lo ayudé en el momento que debía hacerlo, sin miedos, sin apegos, sin deseos.

–Toni: Si lo miras así, también se puede decir que en un grano de arena hay un mundo, como la tierra.

Pero el hecho es que vivimos en la tierra -que tú dirás que también es una ilusión-, llena de problemas. Donde vivimos en conflicto, divididos, peleando, donde nos maltratamos, nos matamos. Tú dirás que todo sigue siendo una ilusión.

Pero otros decimos que no. ¿Los que pasan hambre y están esqueléticos, también es una ilusión?

Cuando tiran una bomba en un lugar público y se desmiembran las personas, y el dolor que conlleva, ¿eso es otra ilusión? Si los atienden para ayudarles en su dolor, para que puedan andar, moverse y salir del local bombardeado, ¿eso también es una ilusión?

Conozco algunos como tú. Y les digo que lo que les pasa es que les falta sensibilidad, empatía, compasión, amor, por toda la humanidad. Pero ellos, les gusta rodar en la rueda de las palabras, como si fueran hámsters, donde se divierten.

–Interlocutor: Mientras sigas mirando las cosas así, lógicamente, no cambiarán. Ser insensible es creer que tienes la potestad absoluta de juzgar qué es bueno o qué es malo, de decir que lo que ves es real, de creer en tu propio pensamiento. Solo es cuestión de ego, el ego es la creencia en que eres una persona o individuo y que existen otros seres y cosas afuera de ti.

–Toni: ¿Tu ego no es el que quiere convencerme de que sólo tú tienes la razón? A partir de aquí, puedes ver lo confuso que estás.

Porque te crees diferente de los demás. Cuando todos somos iguales. Si te conocieras de verdad, también conocerías al resto de la humanidad.

–Interlocutor: No quiero convencerte de nada, solo te estoy diciendo que vayas más allá de todo convencimiento, ya sea tuyo, mío o de cualquiera.

–Toni: Y el resultado va a ser el mismo.

Ante la miseria y el dolor de la humanidad, tú me dices: ‘que vayas más allá de todo convencimiento, ya sea tuyo, mío o de cualquiera’.

Pero eso, ante nuestra miseria de la humanidad, aunque vayamos más allá de los convencimientos, va a estar ahí en ti, en mí, en toda la humanidad.

Y ese hecho, no se puede rebatir.

Si tienes un dolor de muelas, has de hacer algo; si te ahogas de calor has de hacer algo.

–Interlocutor: Exacto, lo que consideras dolor y humanidad es tan solo una creencia, mira lo que realmente es. No es lo que yo diga, es lo que tú mires más allá de lo que piensas, es así de simple. ¿Cómo podrías amar a alguien si no sabes lo que eres?

–Toni: O sea, que alguien te está cogiendo del cuello y te ahoga. Y tú dices: eso es tan solo una creencia.

Creo que estás bloqueado, atascado, drogado con las ideas que te llenan tu mente.

Y vamos a terminar, porque encuentro que seguir es una pérdida de tiempo.

–Interlocutor: Ok, acalla tu mente, no creas en mí, no creas en ti, no cras en nadie.

–Toni: Recuerda que tú y yo somos iguales.

Me dices que acalle mi mente. ¿Y tú no la tienes también que acallar?

¿Te das cuenta que quieres escaparte, ser especial con tus absurdas ideas de la nada, ante el dolor, el sufrimiento?

Si quieres ser nihilista, ese es tu opción.

Interlocutor: Claro, también tengo que acallar mi mente para ver lo real, somos iguales porque todos somos el mismo Ser. Tenemos que acallar nuestras mentes para darnos cuenta de lo que somos y no quedarnos con juzgamientos absurdos e ideas sobre el sufrimiento.

–Toni: ¿Tenemos que acallar nuestras mentes? ¿Es eso posible? Eso sería tanto como pretender acallar todas las mentes. Sólo hay la mente global, universal, y no se la puede vencer, acallar, descartar, eliminar.

Hemos de convivir con ella, como lo hacemos con los compañeros de trabajo, la pareja, los vecinos. Sin generar conflicto, peleas, desorden, caos.

–Interlocutor: La meditación es precisamente acallar la mente y sí, cuando acalles tu mente se acallarán todas las mentes. Todos los conflictos surgen de la mente.

–Toni: Pero la meditación, la prácticas en tu habitación, en tu casa. Donde hay silencio, quietud, etc.

Pero. ¿qué pasa cuando te enfrentas al mundo, su ruido, su estupidez, su corrupción, su agresividad, crueldad, violencia? Así que, la meditación, es ver todo lo que está aconteciendo, donde quieras que estés. Sin reprimir ni alentar, ni tocar nada. Y desde ese vacío, lo que hagas será el orden, que es inteligencia.

–Interlocutor: “No se medita para olvidar el mundo y sus problemas sino para darse cuenta que el mundo y sus problemas son ilusorios”.

–Toni: Ya estás con tus teorías, que se han convertido en una adicción.

Amigo lo siento, búscate a otra persona para que te puedas entrenar con tus ilusiones y sentir placer con ello.

–Interlocutor: Silencia tu mente y mira, eso será suficiente. Deja toda teoría.

–Toni: Gracias, lo mismo te digo,

Comprende y libérate la mente.

Recuerda que la libertad es amor.

–Interlocutor: Totalmente de acuerdo. Lo mismo.