Torni Segarra

Seleccionar página

* ”Si naces pobre, no es tu culpa, pero si mueres pobre, claro que es tu culpa”.

Si naces rico, no es tu culpa. Pero si mueres rico, sí que has perdido el tiempo viviendo como un rico, derrochador, caprichoso, inmoral.

 

* “Por cada esfuerzo disciplinado, se obtienen recompensas múltiples. Esta es una de las grandes verdades de la vida. De hecho, es una extensión de la ley bíblica que nos dice que, si sembramos bien, cosecharemos bien”.

El mal y el bien, ¿qué son? Cuando un gran felino mata a una hiena. El felino obtiene lo necesario para poder subsistir. Pero la hiena muere. Aunque, la hiena también mata a una gacela, para poder subsistir.

Luego el mal y el bien, no son lo que nosotros creemos que son. Pues, para poder vivir unos, han de morir otros. Las personas hacemos lo mismo, pero más aceptable a nuestra cultura, nuestra manera convencional de vivir.

Aunque las invasiones, las guerras, la explotación humana, son tan crueles y asesinas. Como lo es, lo que hace, un animal depredador.

 

* “Si usted desea algo de valor, tendrá que luchar por ello. Nada en la vida ocurre a cambio de nada, todo tiene su precio”.

¿La lucha no es ausencia de inteligencia, ausencia de amor, compasión? Cuando uno desea algo, ha de ver si es algo necesario o no. Si es algo necesario, las puertas para que lo consiga se abrirán. No hará falta esfuerzo ninguno.

Pues, dónde hay esfuerzo, con su brutalidad, crueldad, ¿puede haber amor?

 

* “¿Cuánto tiempo voy a seguir trabajando para convertir mis sueños en realidad? Tanto tiempo como haga falta”.

¿Qué es un sueño, conseguir un buen empleo, una pareja que nos quiera, hijos obedientes, educados, etc.? Eso es muy pobre, egoísta.

El verdadero sueño es el de amar a las personas, a toda la humanidad. No solamente a los hijos, a la pareja, a la madre, a los amigos, etc. Y eso ha de ser ahora, sin tiempo psicológico como llegaré, en este instante.

 

* “La vida es un juego, una carrera, una competición, y es mejor que la ganes”.

Hemos de ser conscientes que para ganar unos, otros han de perder.

Y perder incluye la posibilidad de matar -ya sea directamente o indirectamente a las personas-.