Torni Segarra

Seleccionar página

* “No estoy buscando consejo, solo quiero desahogarme un poco. Tengo a una persona a la que quiero mucho, y es mi dolor de cabeza. Literal, ya no sé qué hacer. La situación es esta, yo he venido observando a esta persona por años, y me he dado cuenta de que esta cómoda, por así decirlo. Lo pondré así, esa persona tiene un poco de arena en su mano, que cree es su felicidad. Esa Persona, no se da cuenta de que tiene un desierto de bendiciones, esperando a que estire la mano y las tome. Pero no lo hace, está mirando su chispito de arena. Lo peor es que, esta persona sufre y se queja, porque la felicidad que le da su poquito de arena es efímero, no le dura mucho. Al final siempre acaba herida. En su dolor lastima a otras personas, yo incluida, y se lastima a sí misma. Yo he tratado de hacerle ver, que tiene que soltar su poquito de arena, soltar sus miedos, para recibir las bendiciones. Que lo que va a recibir es más grande, de lo que ha soñado. Pero como viene envuelto en un paquete al que no acostumbra, lo rechaza. Yo estoy del otro lado, observando todo, y a veces me dan ganas de sacudir a esa persona, a ver si así reacciona. O sea, una se cansa de ver como choca con la misma pared, una y otra, y otra vez. Pero tengo que aceptar, que este es su crecimiento, su transformación, y lo hace a su paso. Toca revestirnos de paciencia, y esperar a ver qué pasa. Ya esto es todo, muchas bendiciones, y abrazos de oso para todos”.

No podemos nadie cambiar. Sólo podemos ponernos de acuerdo con la realidad, para que no se genere conflicto, división, desorden, desdicha.

 

* Por eso que no sabemos que hicimos en vidas pasadas. Dejemos tranquilo el pasado. Lo que cuenta es el presente, nuestras vidas. Y para que tengan sentido y significado, hemos de ser personas honestas, misericordiosas, compasivas, con amor. Y todo lo demás, está de sobra.

 

* “Cuando comienzas a conocerte, inicias un voluntario éxodo hacia la soledad”.

O no. Porque te lanzas a experimentar, todo lo que se puede en la vida. Sobre todo, cuando somos jóvenes, poderosos, llenos de vitalidad.

El éxodo hacia la soledad, es el resultado de la confrontación con la realidad. Y esa confrontación cada uno la pasa, según los sucesos dolorosos que le llegan.

 

* “A veces conviene hundirse en el abismo de los pensamientos sólo por evitar naufragar en océano de la desesperanza”.

El pensamiento es el falso refugio al que nos amparamos. No es que queramos los pensamientos. Pero ellos ante un reto, van a salir en torrente. Para intentar aliviarnos, para ver la posibilidad de solucionar los retos; o para disfrutar de ellos.