Torni Segarra

Seleccionar página

* “Le pedí al UNIVERSO que quitara mi orgullo.

Y dijo: No.

Me dijo que no era algo que él tuviera que quitarme, sino que yo tenía que aprender a superarlo.

Le pedí al UNIVERSO que me concediera paciencia.

Y dijo: No.

Me dijo que la paciencia es fruto de la adversidad, no se concede, se conquista.

Le pedí al UNIVERSO que me diera felicidad.

Y dijo: No.

Me dijo que la felicidad depende de que yo la elija.

Le pedí que me hiciera Creer en mí.

Y dijo: No.

Me dijo que debo ver mi Poder y no enfocarme en mi debilidad.

Le pregunté al UNIVERSO si me Amaba.

Y dijo que Sí.

Me dijo que la mayor muestra de Amor, es dejar libres a las Almas de cualquier intervención suya, para que puedan volver a ver la Divinidad que llevan dentro, no evito que te caigas, pero si te ayudo a levantarte.

Estoy siempre en ti, observo, no haciendo lo que tú debes hacer por ti mism@…

Le pedí que me ayudara a Amar a los demás como él me Ama a mí.

Y dijo:

Por fin estás empezando a entender todo.

Leído por ahí”.

El universo -dios-, es el que nos ha creado programados.

Es decir, ha creado la tierra y los que habitan en ella.

Pero, resulta que para que vivan unos, han de morir otros. Por tanto, esa pretendida petición de santidad, de misericordia, de amor extremo. El universo-dios, no lo puede conceder. Porque alteraría las normas que el mismo ha creado. Para que todo funcione como debe ser. Por eso, ha creado una pirámide, con los mayores depredadores, en la cumbre.

Es decir, el pez grande se come a los peces pequeños. Los grandes árboles, no dejan crecer a los pequeños árboles que hay junto y bajo él.

Los agricultores matan con insecticidas los insectos, las plagas, para sobrevivir. Al igual como sacrifican a los animales domésticos o salvajes para alimentarnos.

O sea, el bien absoluto no existe. Ni tampoco la no violencia. Ni la libertad.

Sólo cuando comprendemos todo esto, es cuando podemos ir más allá y sentirnos verdaderamente libres, compasivos, pacíficos. Porque, no habrá división ni conflicto en nosotros.