Torni Segarra

Seleccionar página

* El miedo siempre está ahí, porque es el cuerpo el que tiene miedo.

Y ese miedo invade, contamina, todo lo que somos y hacemos.

 

* “La fe ciega en la autoridad es el mayor enemigo de la verdad”.

Porque ellos -la autoridad- son como nosotros. Egoístas, miedosos, guerreros.

 

* En todo esto hay una colisión entre la programación, que nos obliga a subsistir, como todos los animales, tenga el precio que tenga.

Por lo que, el enfrentamiento entre lo que somos, y lo queremos ser, luchan entre sí. Llegando a las riñas, las disputas, al ataque, por el miedo que tenemos a perder, a desaparecer.

 

* No estamos hablando del pez, para ensalzar lo que hace o no hace. Estamos hablando de los terrícolas -de tú, de mí, de toda la humanidad-.

Los hombres somos tan inocentes, estúpidos, de creer que nosotros vamos a resolver los problemas.

 

* Todo lo que has dicho, también se puede decir sobre lo que tú has dicho. Una repetición infinita.

¿Qué cansa, te aburre, lo ves como una tontería más? Pues no participes de ello.

¿Podrás sobrevivir solo y de no participar en lo que se publica?

 

* Cada uno que haga lo que tenga que hacer. Así irá viendo los resultados.

Y de esa manera, lo sabremos de primera mano.

 

* ¿Tú y tu gurú, no tenéis ego, ‘yo’?

 

* Puede que el mayor miedo sea al dolor, el sufrimiento. Pues, es el más antiguo. Ya que nos advertía, de que es lo que pone en peligro nuestro cuerpo: el fuego, el frío, el calor, los golpes, la caída de un árbol, los que nos quieren hacer daño, etc.

Es decir, lo que ponía en peligro nuestras vidas.

 

* Si tú te conoces cuáles son tus defectos, tus aptitudes, sabes cómo opera la mente. Entonces, tú eres una persona afortunada. Pues, si nos conocemos de verdad, es cuando conocemos al resto de la humanidad.

Ya sea que estén en la otra parte del mundo, como las personas de tu vecindad, los compañeros del trabajo, etc.