Torni Segarra

Seleccionar página

–Maris: La vida me enseño:
¡Que el amor se siente, no se elige!

–Toni: El amor llega como si fuera un capricho de la vida.

–Maris: Que Dios habita en mi corazón y no afuera.

–Toni: Dios está en todo lugar en los átomos, las células, los microbios y bacterias; porque dios es todo lo que existe, veamos o no veamos.

–Maris: Que el amor todo lo sana, todo lo cura, y que es el camino a la divinidad.

–Toni: El amor es muy poderoso. Pero no puede con la muerte -porque él mismo es también la muerte-.

–Maris: Que yo creo mi caos y también lo disuelvo.

–Toni: Las personas somos quiero, pero no puedo.

–Maris: Que en las plantas y los animales hay medicina, sanación y sabiduría cósmica.

–Toni: Nadie ni nada nos librará de la enfermedad, del deterioro, la vejez, de la muerte.

–Maris: Que cerrar la mente, vivir en dogmas, es cerrarse al aprendizaje y cerrar la conciencia.

–Toni: Los dogmas, el fanatismo, el agarrarse a algo, nos divide de la realidad. Como consecuencia, nos divide de los demás. Y nos trae la miseria humana.

–Maris: Que se aprende más escuchando que hablando.

–Toni: Aprender podemos aprender de todos y de todo.

–Maris: Que el respeto y la educación abren más puertas que el dinero.

–Toni: El dinero abre las puertas que están custodiadas por los corruptos, inmorales.

–Maris: Que una sonrisa te hace más atractivo que cualquier prenda de vestir.

–Toni: Para ser atractivo, no solamente hay que sonreír -hay sonrisas rutinarias, falsas-. No hay nada que nos haga atractivos para todos. Siempre hay alguien que lo atractivo le da nauseas.

–Maris: Que la actitud nos define, nos acerca o nos aleja de los demás.

–Toni: Las actitudes no son de fiar. Lo que cuenta son los hechos. Las vibraciones, nuestra energía que transmitimos.