Torni Segarra

Seleccionar página

* “Dicen que la vida la divinidad, Dios o en lo que uno crea, siempre nos está mandando mensajes para cambiar y ser mejor persona, pero no las vemos, somos ciegos. Pero desgraciadamente después nos manda una enfermedad, un dolor, una perdida en todo el sentido de la palabra, ahí recién nos miramos y vemos lo imperfecto que hemos sido, nunca es tarde, me alegro que estés bien”.

La vida es un misterio. Por eso, somos ignorantes, fantasiosos, nos gusta inventar cosas para huir de la realidad.

Creer que alguien tiene mala enfermedad, recibe una maldad, nos llegan las desgracias, es por un castigo divino, por algo que hemos hecho o estamos haciendo, es una estupidez. ¿Qué mal, daño, etc., ha hecho un recién nacido, para qué le llegue una terrible enfermedad?

En la naturaleza se ve claramente: cuando un gran cocodrilo, ataca por sorpresa cuando están bebiendo en la orilla del río, y atrapa a un miembro cuando todos huyen y corren. ¿Por qué atrapa a uno y a otro que está junto a él no?

Tal vez, nunca lo sabremos.

 

* Si tienes el ego bajo control. Siempre estarás peleando con él.

Y lo proyectarás en ti, en las personas, en todo cuanto sucede.

 

* «A cuál totalitarismo te refieres».

Al totalitarismo de la programación.

 

* La crisis existencial es, llega cuando algo no funciona bien.

 

* Aunque digamos que sí. El ‘yo’, seguirá operando.

Porque el cuerpo, ha de ser salvaguardado.

 

* «La totalidad no tiene partículas».

¿Tú cómo lo sabes? ¿En qué te basas?

 

* Partícula es de parte del todo.

 

* Y una persona y otra, es otra dualidad.

 

* “Que sería lo dual para ustedes…?

…partícula/totalidad es una dualidad…”.

Y una persona y otra, es otra dualidad.

Todo depende del enfoque. Los números que son infinitos, son todos igual de importantes. Porque sin un número, no habría continuidad entre 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 0.