Torni Segarra

Seleccionar página

* No hay salida: tú me puedes molestar y yo te puedo molestar.

Las personas honestas, profundas, inteligentes, saben jugar a ese juego del amor.

 

* Cuando quieras seguir proseguiremos.

Un abrazo.

 

* En ese tal vez, ¿está tu respuesta sobre el destino que quiere el universo para nosotros?

 

* ¿La respuesta adecuada no es que unas veces, estamos bien y otras estamos mal?

 

* Las civilizaciones superiores, lo son con respecto a los que lo son menos.

De manera que todas las religiones, son lo mismo: un alivio para el dolor, la soledad, ante la muerte.

 

* “J. Krishnamurti: Quisiera formular una pregunta que puede conducirnos a algo: ¿Qué podrá hacer que el humano cambie profundamente, fundamentalmente, radicalmente? Él ha experimentado una crisis tras otra, ha sufrido innumerables golpes, ha pasado por toda clase de calamidades, toda clase de guerras, dolor personal, etc. etc. Un poco de afecto, un poco de alegría… Pero todo esto no parece cambiarlo.

¿Qué hará que un ser humano abandone el camino que está recorriendo y avance en una dirección por completo diferente? Yo pienso que ése es uno de nuestros grandes problemas; ¿usted no? ¿Por qué?

Si uno se interesa, como debe interesarse, en la humanidad, en todas las cosas que ocurren, ¿cuál será la acción correcta para sacar al humano de una dirección y encaminarlo en la otra? ¿Es ésta una pregunta válida? ¿Tiene alguna significación?”.

Los terrícolas, no cambiamos porque no podemos. Todos estamos programados, como todo lo que tiene vida.

Y en esa programación, está la supervivencia. Entonces, está el miedo a perder esa supervivencia, la vida.

Así que, los terrícolas tenemos un miedo atroz a perder la vida. Y como consecuencia de ello, todo lo que ponga en peligro mi integridad, lo mío, lo considero como un enemigo.

Y como todos hacemos lo mismo, llega la violencia, la crueldad, la guerra.

La pregunta: ¿Puede esa programación, ese paradigma, de agresión, de miedo, de rabia, de violencia, cesar definitivamente?