Torni Segarra

Seleccionar página

* Comprendamos con atención plena, lo que nos sucede. Y si hay comprensión, hay silencio. El gozo de vivir.

 

* Los hijos del Altísimo, somos todos.

Si hay unos privilegiados, es que es un Altísimo falso, racista. Inventado por la egoísta y miedosa mente de los terrícolas.

 

* Por eso, cuando se dice que alguien está iluminado, no pertenece a ningún grupo para agarrarse, cobijarse, sentirse seguro.

Porque, en la vida no existe la seguridad; existe la total y absoluta inseguridad.

 

* “La palabra «conectarse» se utiliza mucho en el ámbito espiritual. Encierra, desde mi punto de vista, a un yo que necesita conectarse con «lo otro» y para eso tiene que estar preparado. Se medita para conectarse, se practica para conectarse. El hecho es que para conectarse uno tiene que estar desconectado y separado. Aún con la atención en el pensamiento, que nunca puede estar sucediendo en este instante ¿Estamos desconectados?”.

Conectar, es un sinónimo que nos indica que estamos unidos con algo o alguien.

Usar demasiadas palabras, es una adicción neurótica, irrefrenable.

Luego estás disculpado. Lo siento.

 

* Tanto la vida, como la mente, son ingobernables. Cualquiera lo puede describir, pero no cambiar ni alterar.

 

* Dios no guerrea, pero consiente que seamos guerreros.

El problema está en usar la palabra dios. Porque nadie sabe lo que es; es como hablar del universo infinito.

 

* «El dolor y el sufrimiento son siempre inevitables para una gran inteligencia y un corazón profundo. Las personas realmente grandes; tienen una gran tristeza en la tierra».

Y también una gran alegría, por ver la parte de belleza de la vida. Que es funcionamiento del universo, los planetas, los bosques, las personas, todo lo que es, tiene vida, etc.

 

* Inculcar es como un lavado de cerebro, que se le hace a las personas. Para que, se amolden a un sistema de vivir, a una religión, a una teoría, ideal, a un maestro o gurú. Y así, manejarlas, dirigirlas, para que todo siga igual.

 

* El agua, la luna, las flores, los terrícolas, etc., todo tiene la misma energía de la vida.

Pero, los terrícolas, tienen algo que los otros no tienen: saben que están vivos, cambiantes, silenciosos o ruidosos.