Torni Segarra

Seleccionar página

* Todo no. La percepción, no es creada por el pensamiento. El soporte, lo que nos hace ver, es la conciencia. Que no sabemos de dónde viene.

* Cuando hay una rendición, un soltarlo todo, ¿ahí no está el orden, limpio sin división, sin conflicto? Entonces, esa rendición es una bendición, una fortuna.

* Juzgar es peligroso, falso, irreal. Porque, nosotros no sabemos lo que haríamos si estuviéramos en el lugar del que juzgamos. Tenemos la programación egoísta, que dice: los otros están equivocados, yo no lo estoy.  Cuando las circunstancias, nos obligan a hacer, lo que nunca habíamos pensado que haríamos. ¿Sabe por qué? Porque no queremos morir, queremos sobrevivir, al precio que sea.

* Los principios, cuando se llevan al extremo se convierten en asesinos. Mira los integristas, los fanáticos, los que se creen en posesión de la verdad, todos matan. Según ellos, por el bien de la humanidad. Por eso, los principios, los ideales, lo que creemos que es bueno, si nos divide y nos genera conflicto, es más de lo mismo: violencia, matanzas, guerra. Los que son favorables a la pena de muerte, dicen que lo hacen porque hay quienes son asesinos -matan a alguien-. Pero esos justicieros, también son asesinos; porque ellos van a matar a un ser humano.

* La vida es dolor. Siempre ha sido así. Y nosotros queremos huir de ese dolor. Pero en la huida no está la solución. Cuando uno está con lo que es, con la realidad, sin huir, sin querer cambiarlo. Entonces se genera una energía nueva, limpia, que nada tiene que ver con la división, ni con el conflicto. Todo sigue igual. Pero, nada es igual. Porque, llega lo nuevo: la compasión, el amor.

* ‘Jesús nos da una pista de lo que podemos esperar cuando nos advirtió que no tiremos nuestras perlas a los cerdos’.

Señor. Esa frase no es de Jesús. Es de Mateo. Jesús lo que sí que hizo es hincapié en la caridad. En el perdón. En el amor. En el que todos somos iguales. En no estar de acuerdo con los ricos, los multimillonarios, los poderos. Pues, Jesús era amigo de los menos afortunados.    

 Aprovechando la ocasión. Voy a contarte algo que viene como anillo al dedo: Iba Jesús paseando por Roma. Y ve a una persona que estaba pidiendo en una acera. Y Jesús, le dijo: Cómo va. Y la persona sin hogar, le contestó: Va muy mal. No me dejan entrar en el Vaticano. Jesús, le dijo: No te preocupes, a mí tampoco me quieren allí.  

* ¿Eso lo dijo Jesús? Creo que no. Por cierto, Jesús es sinónimo de compasión, de amor por toda humanidad sin exclusión. Es decir, no era racista. Era acogedor de los que más sufren, de los inmigrantes. Porque, sus padres también eran inmigrantes. Y por eso nació en un establo, sin nada ni nadie.

* Todo no se puede pedir y ser concedido: eludir la muerte. Todo lo demás, la mente y sus ilusiones, puede falsear la realidad.

* ‘¿Sería vivir sin esperanzas y sin expectativas?’

¿Por qué? ¿Te parece poco vivir con la belleza y el dolor de la vida? Eso es como la noche y el día. Los dos, ambos tienen sentido, para que la vida funcione como lo hace. Puede parecer absurdo, pero también hemos de vivir en ese absurdo. Y ver la belleza que hay en el absurdo.

* Araceli: Que tal Tony, como estas me da gusto saludarte.

TS: Buenos días de aquí. ¿Qué tal estás?

Araceli: Bien, gracias. ¿Y tú?

TS: Estoy escribiendo un comentario.

Araceli: ¿De alguna publicación?

TS: Sí. De una persona de un grupo. Sobre filosofía.