Torni Segarra

Seleccionar página

* “Pocos realmente quieren ir a la guerra. Sin embargo, muchos participarán simplemente por las mismas razones que usted estipula.

Porque somos humanos, con afecto por todos los pueblos, simpatizantes de las actitudes de los demás. Es la naturaleza humana defender a los débiles, los inocentes, la familia, las criaturas de la creación del mundo. Entonces, ¿qué pasa si a veces se experimenta ansiedad, miedo, estrés?

Eso lo hace más fuerte por dentro, compasivo y afectuoso, amoroso y cariñoso.

Pero ya ves, siempre habrá la fuerza opuesta. Uno simplemente no puede existir en este planeta sin crecer, aprender, volverse más “ser” sin el estrés de la oposición para forjarnos en nuevas formas de pensar y ser quienes somos.

¿Cómo crecen los árboles, los pájaros vuelan, cualquier cosa toma forma? Contra la presión de la tierra, el viento, el agua, … todo es creado por las fuerzas de la oposición.

Luego está la completa pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo, para conquistar al otro por poder y avaricia, robo, arruinando al mundo por la furia celosa. Destrucción de todo lo que había antes, verdad, belleza y bondad. Algunas personas son simplemente malas, perversas, horrorosas, detestables, odiosas, horribles y crueles. Por egoísmo e ignorancia y amor por las cosas materiales, el brazo de la carne. Por egoísmo e ignorancia y amor por las cosas materiales, el brazo de la carne. La mayoría de ellos simplemente odian a la humanidad porque se alimentan de la energía negativa, como los vampiros. Ese tercio de las huestes demoníacas del cielo. Creen que todos deben ser forzados a hacer “su” voluntad. Sin libre albedrío, nadie puede elegir por sí mismo. Esa es la forma del adversario, Lucifer, Satanás, Belcebú, cualquier nombre que le des”.

‘… ¿qué pasa si a veces se experimenta ansiedad, miedo, estrés?

Eso lo hace más fuerte por dentro, compasivo y afectuoso, amoroso y cariñoso’.

No pasa nada a priori. Pero si se prolonga nos puede destruir, matar. Y antes hacer toda clase de tonterías.

‘Algunas personas son simplemente malas, perversas, horrorosas, detestables, odiosas, horribles y crueles. Por egoísmo e ignorancia y amor por las cosas materiales, el brazo de la carne’.

No te esfuerces en describirlas. Pues, nosotros somos también iguales a los ojos de los que no piensan igual que nosotros. Aunque lo seamos a un nivel inferior. El que roba cien dólares, ¿no es igual de ladrón que el que roba mil?

* El amor, la compasión, la inventaron los hombres. Pero, cayeron en la trampa. Al tener que realizarlo, vivenciarlo. Y como eso seguramente no es posible siempre. Vivimos en el dolor del, quiero, pero no puedo.