Torni Segarra

Seleccionar página

* A pesar de todo. ¿No existe la libertad de expresión? Hemos de ser escrupulosos, respetuosos, con lo que digan los demás. Pues la libertad es amor.

* La austeridad del fanático. ¿No es el desorden en acción? Ya que el extremo genera su opuesto.

* La vida es misteriosa. Y por eso, hemos de movernos dentro de ese misterio. Sabiendo y aceptando que todo puede ir a bien o a mal.

* No nos engañemos.  Nosotros estamos programados para sobrevivir. Y todo lo que hacemos es para lograr ese objetivo. El amor es esa rareza momentánea, caprichosa. Que llega y se va. Sin saber, ¿por qué?

* Cuando decimos algo a alguien y se siente afectado. No lo decimos a una sola persona. Lo decimos para toda la humanidad. Apoderarse para uno sólo lo que se dice, es divisivo, inadecuado.

Uno solo es un representante de toda la humanidad. Y eso nos libera de lo que se dice. Nos guste o no.

* Todo lo que existe, es bello. Y es bueno y malo a la vez. Somos nosotros. Los que hemos inventado lo que es bello, bonito, feo, desagradable. Y por eso, es que existe el racismo.

* “Como todos los que viven en este planeta. Tú, yo, nuestros vecinos, nuestros jefes, nuestros maestros. TODOS los que han vivido y respirado en esta tierra, todos somos iguales. Nadie está exento. Entonces, ¿por qué nos seguimos importando?”

Por ignorancia. Por miedo. Desconfiamos de los demás. Porque son nuestros competidores. Pero, ¿qué sucede si uno no quiere ganar a costa del que pierde?

* “¿Sabes qué? Deje que las personas sean responsables de sus propios “sentimientos” y crezcan. Estás hablando de idealismo de corrección política nuevamente, y esa es la raíz de todos los problemas del mundo”.

¿Pero tú y tus líderes políticos, hacéis lo mismo? ¿De dónde sacas tanta energía para defender a los políticos corruptos? Todos los que tú sabes. No hay ningún político y sus seguidores que no sean un come cocos -lavadoras de cerebros-. Ahora bien, tú puedes decir: ‘Toni tú también eres un come cocos, lavadora de cerebros’. De acuerdo. Pero yo sé qué hacer con eso. No lo niego, no huyo de esa realidad, ni quiero cambiarla. De manera que, no me divido ni genero conflicto. Con esa realidad de lo que soy.

* ¿Eso es todo lo que sabes y puedes decir? Bueno a mí no me afectas. Porque eres un maleducado. Pero ves con cuidado. Porque alguien te puede hacer una maldad. Aunque sea escribiendo algo feo contra ti.