Torni Segarra

Seleccionar página

* “Los hechos no tienen peso, porque los hechos deben probarse. Las acciones son lo único que importa. ¿Cómo trata uno al otro? Uno puede decir cualquier cosa, pero darse la vuelta y actuar sobre lo contrario de sus palabras. También debemos recordar siempre que “Los sentimientos no son hechos”. La mayoría de la gente nunca aprende eso, porque está profundamente absorta en sí misma”.

Los hechos para ti si los ves y comprendes. Son como las acciones. El hecho de que te escribo esto, es tan real como un rayo.

Los sentimientos, las emociones, son divisivas. Cuando se exhibe la bandera de un país. Puede desencadenar fuertes emociones, arrebatos, que desencadenan el nacionalismo. Divisivo, confuso, desordenado.

Todos los nacionalismos, nos dividen, nos enfrentan, nos generan miedo. Ese muro de miles de kilómetros para dividir dos países, ¿No es falta de inteligencia para resolver los problemas entre vecinos? ¿Cuántos miles de millones se han gastado con ese muro y se gastaran hasta que se acabe? ¿Cómo puede haber justicia, la eliminación de la pobreza, si el rico en vez de resolver los problemas, se aísla, se hace insensible, indiferente al sufrimiento de los demás?

Y eso son hechos. Son acciones inadecuadas, para que haya paz. No conflictos, no racismo y sus matanzas cotidianas de negros, no guerra ni destrucción de la vida, de las personas, sus casas, sus escuelas, sus hospitales, carreteras, fábricas. Todo lo necesario para sobrevivir. ¿Habrá mayor crueldad que la guerra, con su odio, su ira, sus celos, envidias, con la única ley del más fuerte, que usa la ley de las armas más destructivas?

Cada día cuando leo el periódico, o veo la televisión. Hay una noticia de una matanza, de malos tratos, a los negros del país donde vives. Y eso que no sale todo.

* “¿Cuál sería la pregunta?”.

La pregunta es: si todo el proceso de la vida en la tierra, se acelerara el máximo posible -donde la muerte y la vida se sucederían en un instante-. La vida y la muerte, no existirían. ¿Qué existiría entonces? El mismo orden y el mismo caos que hay ahora. Pero no se vería. Nuestro cuerpo necesita decenas de años para destruirse. Pero, si lo hiciera en un segundo, no habría nada.

Lo que quiere decir, que el pensamiento se ha hecho observador. Que se divide de lo que observa. Por lo que el pensamiento y el ‘yo’ nos hacen vivir como lo hacemos: en la dualidad, el conflicto, la ilusión, la confusión.

* Ante todo. ¿Cómo sabes que soy tu fan?

No soy fan de nadie.

Tú has sido quien ha pedido ser mi amiga.

Te amo.

* “¿No sabes que se está librando una guerra de información en los medios? En realidad, durante décadas. Si está ocurriendo alguna “masacre”, es contra los blancos.

No sé ustedes, pero hay muy pocos estadounidenses que odien a alguien. Es un engaño de mentiras y propaganda, para mantener al país y al mundo, agitados por el odio, perpetrados por los medios.

Causar guerras, conflictos y odio que en realidad es creado por una narrativa falsa.

No te miento, mis principios morales y brújula de integridad, se niega a apoyar mentiras. No, no estoy mal informado, ni soy ingenuo ni estúpido. Vivo aquí, y de hecho observo y escucho.

Hay mucho más para compartir contigo, quizás más adelante. ¿Quizás deberíamos compartir los efectos positivos en nuestras vidas? Esta misma o misma o es redundante. Jajaja. 😃💞”.

Dices que ‘hay muy pocos estadounidenses que odien a alguien’. Todas las personas estamos obligados a odiar. Porque odiar está en nuestra programación. Nadie puede dejar de odiar.

Pero, sí que podemos ir más allá de ese odio. Si lo comprendemos, si vamos a la raíz del odio.

Decir mentiras, falsedades, inventar y creer que sabemos lo que va a ser el futuro, es odiar. Porque en ese invento del futuro, lleva consigo una ganancia. Que es la ganancia de la supervivencia.

Recuerda que el más poderoso, tiene todas las ventajas para hacer lo que quiera. Pero tiene una desventaja. Y es que lo odian por sus decisiones, por lo que es: rico, poderoso, brutal, cruel, despiadado.

Y también van a ir a por él. Como él va contra todos los que no lo quieren.