Torni Segarra

Seleccionar página

* “El silencio es muy fuerte”.

 ¿Por qué?

¿El silencio no es igual de importante como el sonido, ruido?

* “El ego es una ilusión y está creado por el pensamiento. Sea consciente y aléjese de él”.

Al ego solamente hay que comprenderlo. No huir ni reprimir.

* ‘Yo ya te amo sólo a ti’.

¿Hasta cuándo? El amor no se puede encerrar ni explicar con palabras bonitas.

* Esa energía para estar atentos, es un misterio.

Ya que unos la tienen y otros no.

¿Por qué es así? Lo ha de comprender cada cual.

* El ego es malo cuando se excede.

Y se impone con la brutalidad, la crueldad, la violencia, la guerra.

Si hay compasión, amor, el ego no puede operar.

* La música, como todo el arte que intenta resaltar o huir de la realidad, es una alucinación.

Es decir, algo irreal, inverosímil. Pues, no puede ser la realidad.

Ya que siempre es el pasado. Cambiado a gusto del que lo cambia.

Aunque el arte crea su realidad -que es una copia de la verdadera realidad, la del presente, el ahora-.

* Los miedos cuando se viven. No hay más que miedo.

Por eso, en esa atención total, ya no hay miedo. Luego al recordarlo decimos que hemos pasado mucho miedo.

Y lo mismo sucede con la anticipación de que el miedo ha de llegar. Por la pérdida de algo. La salud, una persona, el empleo, la juventud, la felicidad momentánea.

* El perro está dominado por las personas, que al tenerlos se convierten en sus machos alfas.

De los que dependen para su supervivencia.

Igual como sucede en la naturaleza, como en un apartamento, una casa.

* “Tú eres Dios un cuerpo físico.

Eres Espíritu en la carne.

Tú eres la Vida Eterna expresándose como tú.

Eres un ser cósmico.

Tú eres todo poder.

Tú eres toda sabiduría.

Tú eres toda inteligencia.

Eres perfección. magnificencia.

Tú eres el creador, y estás creando tu creación en este planeta “.

Nosotros somos muy poca cosa.

También somos el vacío, la nada.

Pues todo lo que digamos que somos. Puede y no puede ser. Por lo que, hay un empate. Que es el que genera, y nos aboca a la nada.