Torni Segarra

Seleccionar página

* ¿Para qué exponerse la vida sin una urgencia precisa? ¿Es por vanidad, exhibicionismo, un complejo de inferioridad? La vida es sagrada y el que no le da el valor que tiene. Es un estúpido que le lleva a la perdición y la miseria.

* Las emociones, el sentimentalismo, el romanticismo, ¿no son todo cosas del pasado? En el presente, en el ahora, como el pasado no puede operar. Tampoco el romanticismo puede ser.

* Sin ir más allá de ritualismo, del folclore religioso, de la superstición, de las ideas. Poco podremos hacer.

Porque viviremos divididos. Porque, consideraremos lo nuestro, lo verdadero. Cuando lo verdadero no es de nadie. Es lo que es, la realidad de que todo es relativo, opiniones, conceptos, ideas,

Mientras no vivamos en el vacío, en la nada. Seguiremos siendo personas vulgares, sin senilidad. Incapaces para que la inteligencia llegue. Y se manifieste en cada acto de la vida cotidiana.

* Cuando llega el vacío, la nada. Todo funciona dentro del orden. Que no es de nadie. Si no lo que es. Lo que está sucediendo.

* Sin un respetarse así mismo, ¿cómo vamos a respetar a los demás, a los ancianos, a los bebés, a los niños, a los enfermos, en sus necesidades?

El desorden está dentro de nosotros. Y hasta que no seamos conscientes de ese desorden. Lo que hagamos será ese mismo desorden.

El desorden cesa, cuando somos serios, profundos. Capaces de ver el sufrimiento, el dolor, que hay en todas partes. Tanto en nosotros como en toda la humanidad.

De manera que. ese sufrimiento y dolor nos quema, nos obliga a hacer algo al respecto. Para que, ese fuego del desorden, no nos destruya.

* Cuando le damos más importancia a lo externo, que a lo interno. El desorden, todas las miserias humanas están ahí.

* Sin un vivir la vida integralmente. Sabiendo que lo que hagan y digan los demás, no tiene el valor en sí para ser una enseñanza. Seremos como los loros, que repiten, sin saber lo que realmente dicen.

* La palabra dios, es confusa. Y, por tanto, generadora de confusión, desorden.

Porque, cómo podemos saber, ver lo que es el infinito. Como no se puede saber cada cosa que digamos de dios, sobre dios. Eso no es.

* El autoconocimiento quiere decir, que uno se ha comprendido cómo funciona, opera. Es decir, ha comprendido cómo opera el pensamiento. Y por eso, sabe que conociéndose así mismo. También conoce a toda la humanidad.

* “La mente del niño es libre hasta que la sociedad lo condiciona. Desde que nacemos a este mundo material y en forma natural tenemos que beber (leche), comer y dormir. Somos dependiente de la madre hasta que nos independizamos y la inmensa mayoría se casa y apega y nuevamente son dependientes y apegados. Obviamente que esta prisión natural es para la continuación de la especie o del humano. Uno nunca se casó ni tuvo hijos, es decir, es libre interna como externamente. Uno ya tiene 74 años y está en el otoño-invierno de la vida. Desde adolescente empecé a cuestionar a la sociedad y me acuerdo que una vez me puse a llorar cuando me di cuenta de las mentiras e hipocresía de la misma sociedad. Así empecé en esto. La REBELIÓN fue interior y no exterior. Pero la sociedad está ignorantemente condicionada a hacer la rebelión y “revoluciones”, pero solo son modificaciones de lo establecido. Y, ¿Segarra es casado, con hijos y nietos? Y se supone que también en tu vida cuestionaste algo a la sociedad para iniciar la vía interior de la verdad que libera. Porque la mentira nos mantiene en esta ilusión ignorante repetitiva y solo la verdad nos libera. La verdad nos libera hacia la luz pura y Eterna y la mentira del ‘yo’ es la sombra de la nube que no deja ver ni vivenciar esa luz liberadora”.

El condicionamiento, la programación, no es sólo lo que la sociedad impone. Todo lo que tiene vida nace programado, para lo que tenga que hacer: comer, salvaguardarse, reproducirse. Y eso no se puede cambiar. Pero, nosotros queremos cambiarlo. Y por eso, llega el desorden.

¿Qué es el desorden? ¿No es vivir en conflicto con la realidad, lo que está sucediendo? Porque como no se puede cambiar, y queremos cambiarlo, llega el desorden, el caos.

Tengo una hija. Y también soy libre. Pues la libertad, es interna. No depende de situaciones o circunstancias. Porque la libertad es amor. Y el amor no depende de nada. Sólo se manifiesta libre de todo lo que se diga o no se diga.