Torni Segarra

Seleccionar página

* “Y jamás le digas a tu hijo: “Qué desastre eres””.

¿Por qué no? El principal valor que tiene la vida es la libertad.

Porque, la libertad es compasión, es amor.

* Muy interesante. Gracias.

Tenemos que saber.

Que el infinito está siempre ahí.

De manera que, todo lo que digamos, pensemos, veamos, hagamos. Tanto se puede negar, como afirmar infinitamente.

También hemos de ser conscientes.

De que todo puede convertirse en infinitamente más grande. O más pequeño.

* La palabra nunca. Solamente es adecuada en el ámbito físico, material, científico, técnico.

Pero, en el ámbito psicológico, espiritual, humanístico. Es un obstáculo, un impedimento.

Igual como las palabras ‘jamás’, ‘siempre’.

* “La mayoría de las mentiras son por miedo a la verdad”.

Miedo al ridículo, a no ser nada, a perder. A que nos vean, descubran tal cual somos.

* Por eso, cuando le decimos a alguien que la amamos. Hemos de ser conscientes, que ese amor es una chispa, de un momento dado.

Qué puede pasar de ser amor. A ser indiferencia, odio, rechazo.

* Nosotros tal vez, no podemos saber quiénes somos en realidad.

Pero hay otros que desde muy temprana edad. Si que ven cómo son sus pulsiones internas. Que, por ese miedo, tal vez, no se manifiestan en todo su esplendor.

* “Siendo que tengo poco dinero, ¿cómo puedo saber / juzgar lo que piensan, hacen o actúan los multimillonarios?”.

Por sus resultados: pobreza, miseria, hambre, enfermedad. De una gran parte de la población humana por todo el mundo.

Aun no entiendes. Que para que haya ricos. Es preciso que haya pobres.    

Si tú convives con personas ricas. Verás que son egoístas, enloquecidos por las guanacias. Para poder comprarse el último modelo que ha salido de coche. Otra vivienda. Toda clase de caprichos.

Y como no tiene tiempo para nada más. Tú que vives con ellos. Te explota, te trata con brutalidad, con crueldad.

Y ese es el paradigma de la sociedad. Donde vivimos todos: el egoísmo inmoral, cruel, indiferente.