Torni Segarra

Seleccionar página

* “Gracias por compartir esta historia, Toni. Lamentablemente, no cubre toda la historia, dejando de lado ciertos hechos.
El New York Times y el Washington Post son brazos bien conocidos del movimiento izquierdista demócrata y del Estado Oscuro político elitista del establishment, o gobierno en la sombra.
Pensé en compartir con usted cierta información sobre la verdad sobre estos temas, pero no quería enviarles “spam” con otros enlaces.
Puedo compartir uno o dos más tarde, solo para mostrar una comprensión clara de lo que realmente está sucediendo en Estados Unidos.
Agradezco sinceramente sus inquietudes, sin embargo, hay muchas más de las que quizás no tenga conocimiento. Es solo que estoy cansada de sentir que debo defenderme de las mentiras, el engaño y la propaganda sobre el presidente Trump y Estados Unidos. Mucha gente de la izquierda lo odia a él y a sus seguidores, lamentablemente. Pero lo hacen porque se está revelando su corrupción con los partidos demócrata y republicano. Que ha estado oculto y encubierto durante décadas.
Utilizan la retórica racista arrojada como arma de guerra. Gracias a Dios que la mayoría de los negros no compran sus engaños.
Te visitaré más tarde, espero que tu fin de semana haya sido encantador. Hemos estado inundados de “invitados” durante más de 10 días debido al huracán Laura, miembros de la familia que fueron evacuados del área de la costa del Golfo de Texas. ”.

Hay algo que no ves. Que te cuesta mucho de entender.

Y es que pones a los tuyos como guías para deshacer la corrupción del sistema. Pero, resulta que tu jefe también es corrupto. No voy a demostrártelo pues tú eres bastante despierta para saber lo que hace, sus maneras, etc. Por eso, lo que tú propones es que un ciego, guíe a otros que están ciegos como él.

* Aunque eso es cierto. Eso es relativo. Porque cada cual tiene su punto. Uno se puede sentir brillante, popular, en un pueblo. Y Jiddu Krishnamurti era popular, brillaba por todo el mundo. Yendo y viniendo sin parar en cuanto apenas.

* “¿Será que eres el ciego que se niega a ver o comprender? Mi pregunta para ti es, ¿qué te convierte en la autoridad de la humanidad, y menos de mi país, Estados Unidos? Por favor, sepa que aprecio sus esfuerzos en nuestro nombre, pero no nos vendan demasiado. Puede que no todo sea como tú eliges ver”.

Tú sabes en fondo de tu ser. Qué estás en el bando equivocado -aunque todos los bandos son un error, porque están equivocados-.

Yo no sé por qué. Pero, entregarse a una persona semidemente. Maleducado, misógino, racista. Multimillonario, ladrón corrupto, marrullero. Como todos los multimillonarios. Con una absoluta falta de ‘categoría’ -manca finezza-.  

Si te hubieran dicho hace cincuenta años que tú adorarías, trabajarías para una persona semejante. ¿Qué hubieras dicho?

* “Eso es indiferente para mí, no “adoro” al presidente Trump ni a nadie más de la manera que usted describe. La integridad es un regalo invaluable de la virtud, mi propio padre fue un excelente ejemplo. Además, cómo ves a Trump es una farsa, porque no tienes idea de lo que está haciendo. ¿Son tus percepciones negativas solo un reflejo de ti mismo? Solo opiniones obtenidas de fuentes de los medios de comunicación del pantano. Ninguno se basa en la realidad real”.

Pero no huyas.

Gastarse miles y miles de millones de dólares. Para construir un muro separatista, racista. A eso, qué le dices qué es.

Creo que estás enamorada de esa persona. Y haga lo que haga, tú lo vas a ‘blanquear’, a justificar.

Tengo una hermana que se enamoró a los veinte años de un borracho, guapo y bien plantado, con dinero. Y como todo borracho joven, hacía toda clase de hechos reprochables.

Mi madre, que ahora tiene 95 años y vive conmigo. Le decía que ese hombre no le convenía. Pero mi hermana no lo hacía ningún caso.

Estuvieron un par de años juntos. Hasta que un día tuvieron un accidente con el coche. Y ella se hizo una herida en la frente. Pues bien, al final lo dejó definitivamente. Y no quiere ni oír hablar de él.