Torni Segarra

Seleccionar página

* Empezaré por donde tú has acabado el escrito: Digas lo que digas no te odio. Porque, si fuera así te hubiera descartado de mi vida, como si no te hubiera conocido. Creo que usé ayer la palabra ‘pareja’. Que no quería decir, la pareja convencional. Lo que quería decir, era que fuéramos colegas, amigos verdaderos para ayudarnos en lo que podamos -si eso es posible-. Cuando dices: ‘Cuando te digo “siento” no te estoy falseando, mi error fue interferir’. Ese siento, ¿no es tu condicionamiento, el ego, el ‘yo’, el que lo dice? Ya te lo dije una vez. Pero, veo que te gusta decirlo como si fuera una proeza, un invento tuyo. Todo ‘siento’, es emoción, sentimentalismo, vanidad. Pues, nosotros todo lo que creemos, ya ha sido dicho y creado por otros. Nosotros le damos nuestro sabor especial. Como a los vinos: todos son embriagadores, cada uno tiene un especial sabor. Pero, el resultado es embriagador, euforizante. ¿No crees qué descartar a alguien de tu vida, es un fracaso de la humanidad, representada en ti? ¿Por qué no podemos ser amigos, como lo eres de Marisa, de Mary, y otras amigas que tienes, Silvia? No encuentro ningún obstáculo, por ser amigo de ti. Al revés, eso me enriquece humanamente. Sólo necesito que aceptes -como yo te la acepto a ti- la libertad total y absoluta. Para poder hablar contigo. Comunicarnos e indagar lo que sea. Tener libertad para tú decirme: ‘Toni, hoy no tengo tiempo para hablar’. Te dije una vez, que esto no se acabaría nunca. Pues el amor siempre está ahí: sólo falta que entre, en nosotros. Buenos días, te amo.

* Sé que mi papel en la vida, es el que hago y que no te gusta. Pero, creo que, a la larga, agradecerás cuando te digo lo que digo que no te gusta. Yo no quiero ser nada, pero de esa nada has aparecido tú. Que me haces ser cómo soy. Sé que parezco radical, atrevido, molesto, perturbador, pero es mi destino. Tú destino, es lo que haces y no te lo prohíbo. Solamente te señalo lo que veo incongruente. Por otra parte, aprovechando la ocasión, te informo que voy a editar la segunda parte de nuestro chat que va del 19 de julio, al 19 de enero. ¿Quieres una copia? Esta tarde, cuando estaba regando las plantas, han aparecido un grupo de abejorros, puntuales en estas fechas. Cantando con su sonido alegre, extraño, con su vuelo estirado, prieto, rápido. Pues, estos llegan en primavera -aquí también se les dice primavera-. Son amarillentos y el sol les hace brillar las plumas. Son del tamaño del vencejo: pero con las alas no tan grandes, con un vuelo más sereno y apacible. Pero no están quietos y es difícil verlos parados. Si te apetece, cuenta algo de Karen. Y otro día lo haces de Aixa. Y así sucesivamente.

* Dices de mí, lo que yo también te puedo decir a ti: ¿Sé que te debo parecer un moscardón insoportable, pero qué da más libertad, el ser perturbador o el eliminar al perturbador y ser simplemente claro? Eliminar el perturbador solo queda lo que es.

* El observador es lo observado, quiere decir: todos hemos nacido, todos crecemos, todos estamos programados para sobrevivir, Todos sentimos miedo, a la muerte, a la inseguridad. Todo lo demás, la estatura, el color de la piel, el lugar de nacimiento, cuáles son nuestros progenitores. La religión y la política. Son todo rasgos superficiales. Como los árboles, se diferencian en la altura, en la edad, los frutos, su color de las hojas, etc., pero todos son árboles.

* No te puedo responder a todo ese aluvión de preguntas, respuestas, opiniones. Creo que es como si llevaras un saco y me dijeras Toni, mira lo que traigo: toda clase de cosas, profundas y no profundas, trascendentes.

Por lo que, procede es quedar a una hora, un día y punto por punto que haya la respuesta para cada ocasión. Así que elige el día, la hora, para ahondar conmigo todas las cuestiones, una a una.

* ‘Escuchar es desde el silencio’.

¿El silencio sólo? Si hay silencio, tendremos que apagar el Messenger.

* ¿Por qué crees que hay un problema entre nosotros? Yo no veo problemas.  Entonces, puedes hacer una cosa: muéstrame cómo lo tengo que hacer. Haz de psiquiatra para ayudar a alguien que vive erróneamente.

* Eso de que nadie puede ayudar a otro, no está claro. ¿Por qué vas al médico? Que, aunque no es psiquiatra tiene una gran influencia. ¿Te ayuda o no te ayuda?