Torni Segarra

Seleccionar página

* No hay camino al infinito. Ni un llegar.

Porque el infinito, no se puede caminar hacia él. El infinito es como dios, la verdad, lo que está más allá del mal y del bien. No se puede explicar con palabras.

* Quieres decir que hay un peligro de que, ‘Las piedras guía de Georgia’, ¿lleguen al poder? Entonces, la otra pregunta es. ¿Se puede evitar que lleguen al poder? Si se puede hacer algo. Lo hemos de demostrar en el comportamiento de nuestras vidas cotidianas. Que ha de ser honesta, no corrupta, no ladrona, ni indiferente a las personas que son las menos afortunadas.

* Eso que dices ya está aquí. ‘Cuando la mayor parte de la humanidad ha sido desarmada y los corruptos dirigen su policía y sus militares bien armados, adivinen qué. Harás lo que te digan o te maten’.

¿Y qué haremos nosotros? Cada uno hará lo que tenga que hacer. El futuro nadie sabe cómo va a ser.

* Ni el odio ni nada se extingue. Siempre está ahí. Ya que está en nuestra programación. Lo curioso es que si no hacemos un conflicto con nuestra programación. Esta desaparece.

* No. La división se produce cuando no queremos aceptar nuestra programación.

Tenemos celos a una persona. Si queremos huir de esos celos, si queremos cambiarlos. Habrá conflicto entre lo que es y lo que me gustaría que fuera. Pero si no huyo, ni reprimo. Entonces, cesa ese conflicto, esos celos.

* Sí. La cuestión es. Podemos ver en una sola mirada. Lo negativo de ese conflicto al que le damos vida, continuidad.

De manera que, en ese ver vaya implícita la unión, la comprensión, el fin de la división, del conflicto.

* “Si uno le da rienda suelta (a los pensamientos, imágenes) uno se pierde”.

Claro eso es así. El pensamiento, la mente, ha de ver, saber que ella no va a solucionar el problema de los conflictos, del parloteo, etc.

Y entonces al no sentirse responsable de nada, se aquieta y llega la inteligencia con la atención, el amor.

* La libertad es amor. Sin libertad no hay amor. La libertad está, en la comprensión de la realidad.

* ¿Son de fiar los dos?

Demasiado poder. Espías, ejército, mafia económica, política.

Y mentiras, muchas mentiras. Pues los dos son sin vergüenza.

Todo parece que les resbala, no les afecte.

* Las normas, están mediatizadas por los que las crean. Y los que las obedecen, las usan.