Torni Segarra

Seleccionar página

* Buscar a los responsables de nuestras carencias afectivas. Es una pérdida de tiempo.

El pasado está muerto. Y él es nuestro: por qué no somos amables, respetuosos, afectivos. Llenos de compasión, de amor.

Tal vez, todos lo sabemos. Los deseos, la ansiedad, la competitividad, el estrés, la vanidad de ganar, de vencer, etc.

Todo eso, son las causas de nuestras carencias afectivas.

* Atender a nuestras necesidades, ¿no es amor?

Si no atendemos nuestras necesidades. Dependeremos de los demás. Causándoles molestias. Esto se ve en la pandemia. Si no cumplimos con las normas más elementales para que no haya contagios. Eso va afectar en contra de toda la humanidad.

* Hay que ser tú mismo. Pero respetando a los demás. Sin causarles daños, sufrimientos ni dolor. ¿Puede ser eso posible?

Los dictadores, los tiranos. También son ellos mismos. Con sus locuras, megalómanas, asesinatos.

* Adorar a una sola persona. Elevándolo a la máxima autoridad.

Con total inmunidad jurídica, influencias, prebendas.

¿No es idolatría?

Propio de personas subdesarrolladas. Personas sin compasión ni amor.

* Las palabras por bonitas que sean, son embaucadoras. Llevan su intención, del que las usa. Hay quienes adoran, idolatran, tienen en los maestros, gurús.

Sin darse cuenta que ellos están confusos. Por lo que ellos, también tienen a su vez sus maestros, gurús. Qué también viven confusos.

* Cada vez son más dictatoriales, de maneras fascistas, de ultraderecha, nazis. Y eso que se dicen que son una gran democracia. Toda una mentira, falsedad, hipocresía. Indiferentes al dolor de los menos afortunados.

* Las sorpresas de la vida, llegan porque no la comprendemos.

Todo lo que pasa, es porque tiene que pasar. De manera que, no sirve de nada rebelarte, ponernos en conflicto. Porque todo será igual o peor.

Pueden llegar situaciones peores que las que hemos vivido. Así que, hemos de estar atentos para que el dolor de algo que sucede no nos lleve a la deriva.

* Las normas, las teorías, las ideas, la idolatría, la superstición. Hablar de dios. No es la verdad.